Los delitos cometidos por internet aumentan un 30% en el último año

  • La pornografía infantil centra el trabajo de los guardias civiles, que en dos recientes operaciones iniciadas a raíz de denuncias presentadas en Córdoba han detenido a 67 personas en toda España

Internet se ha convertido en el canal más rápido para acceder a información de cualquier tipo. Pero el anonimato que aporta la red es también un vehículo eficaz como instrumento al servicio de la delincuencia. Así lo refleja la estadística de la Guardia Civil sobre delitos tecnológicos cometidos a lo largo del año. Según este estudio, las infracciones a través de internet han crecido un 30 por ciento desde enero, con varias operaciones de relevancia nacional contra redes de pornografía infantil. "La mayoría de los sitios sobre pederastia se encuentran en servidores de países pertenecientes a la antigua Unión Soviética y en algunos de América Latina, donde la legislación es más permisiva con los menores", advirtió la Comandancia.

El modo de acceder a estas imágenes prohibidas es, por lo general, a través de web personales que los propios consumidores crean y ponen a disposición del resto de usuarios. "En ellas, se cuelgan las fotografías y los vídeos y se da mayor importancia a este material y su cantidad que al diseño", relataron las mismas fuentes. Así nacen comunidades de usuarios que, ocultos tras la máscara del anonimato, se animan a "aportar material para que también pueda ser visualizado".

De hecho -explica la Guardia Civil- en la mayoría de los casos para poder formar parte de estas zonas se exige tomar parte activa. Es decir, los miembros deben compartir pornografía infantil, con el objetivo de renovar los archivos comunes. Las reglas son estrictas y los usuarios que no comparten material en el tiempo que establezca el administrador son expulsados. "Esta situación provoca que el consumidor de pornografía infantil se convierta, al mismo tiempo, en un distribuidor", según fuentes del Instituto Armado.

Otra manera de distribuir la pornografía es a través de archivos de transferencia, conocidos como P2P. Los internautas creen que al bajarse la fotografía o el vídeo de contenido pedófilo, ver la descarga y borrarla no cometen ningún delito. Esta opinión es equivocada, advirtió la Comandancia. Esto ocurre porque, mientras se baja un archivo, se comparte al mismo tiempo con otros usuarios y se distribuye, explicó el Instituto Armado.

Las últimas dos grandes operaciones contra la pornografía infantil realizadas por la Guardia Civil en la provincia culminaron con la detención de 67 personas en toda España. Se trata de investigaciones que pueden tardar años en desarrollarse. La operación Xuxa, por ejemplo, arrancó en noviembre del año 2005 gracias a una denuncia presentada ante la Comandancia en la que un vecino ponía en conocimiento la existencia de una dirección de correo electrónico donde se intercambiaban fotografías y vídeos de contenido pedófilo. La dirección, que contenía 34 álbumes de fotos, recibió 2.800 visitas. Los agentes intervinieron numerosos ordenadores, discos duros externos, discos compactos y DVD.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios