El jurado declara culpable al homicida de la casa de acogida de Pozoblanco

  • El tribunal considera probado que el marroquí apuñaló a su compañero en 2006

Comentarios 3

Culpable. Así declaró ayer el jurado popular al acusado de matar de una puñalada a un joven natural de Georgia en la casa de acogida de Cáritas de Pozoblanco en agosto de 2006. Los nueve miembros de este tribunal popular consideran probado que fue el acusado, natural de Marruecos, quien apuñaló de muerte a su compañero de piso después de una discusión.

Después de dos días de deliberación tras las declaraciones del encartado y de los testigos, el jurado ha llegado a la conclusión de que sobre las 23:00 del 16 de agosto de hace dos años el acusado y la víctima se encontraban en la casa de Cáritas de Pozoblanco cuando se inició una discusión sobre el alquiler de una vivienda.

Durante el transcurso de la pelea, también se encontraban allí otros dos compatriotas de la víctimas. En ese momento, los tres georgianos abandonaron la casa para evitar que el conflicto llegara a mayores, si bien la víctima regresó a la casa de acogida unos 20 minutos más tarde. Poco tiempo después, el joven georgiano salió del domicilio en busca de sus compañeros diciendo "ese hijo de puta me ha herido con algo", por lo que sus amigos fueron a pedir ayuda al centro de salud de la localidad. La doctora trasladó al enfermo al hospital de la localidad para someterlo, sin éxito, a varias pruebas de reanimación.

El tribunal popular también considera probado que la Guardia Civil llegó a la casa de acogida 45 minutos después de que se produjera el suceso, donde se encontraron al acusado encerrado en su habitación con la maleta hecha "con la intención de marcharse". Cuando el marroquí vio a los agentes, lo único que dijo fue "yo no he matado a nadie, lo único que he hecho es defenderme", aunque sí es cierto que los efectivos no hallaron el arma blanca con la que, presuntamente, se cometió el delito. Pese a que el jurado popular declaró culpable al único imputado en la causa, los nueve miembros del tribunal consideraron la "falta" de información en algunas fases del procedimiento que consideraba vital para una mejor interpretación de los hechos. El jurado puso el dedo en la llaga sobre la demora del procedimiento, pues se ha extendido durante dos años. Una vez que el jurado popular leyó su veredicto, el fiscal rebajó la pena inicial de 15 a 11 años, una petición de condena a la que también se sumó la acusación particular.

Con respecto a la responsabilidad civil, el abogado de la familia de la madre mantuvo los 72.000 euros de indemnización de su calificación inicial. La defensa, por su parte, pidió los 10 años de pena mínima para un delito de homicidio de estas características.

La lectura del veredicto no estuvo exenta de dificultades. Desde primera hora de la mañana, los nueve miembros del tribunal popular ya estaban preparados para la lectura del veredicto ante la sala de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial. Sin embargo, el acto no se pudo hacer hasta pasadas las 14:30 porque los agentes del Cuerpo Nacional de Policía no pudieron trasladar antes al preso a las dependencias judiciales por falta de funcionarios y de vehículos oficiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios