La crisis reduce en 30 euros el gasto de los cordobeses en rebajas

  • Aunque las previsiones apuntan a un freno en el desembolso, los ciudadanos se echaron ayer a la calle en el primer día de descuentos · Los comerciantes esperan facturar unos 44,5 millones de euros

Son pocos los que se pueden resistir a caer en la tentación de comprarse algo en las rebajas de verano, que comenzaron ayer de forma oficial. Sin embargo, la crisis económica está pasando factura al bolsillo de los cordobeses y, según la estimación que ha realizado la Confederación de Empresarios del Comercio de Andalucía (CECA), cada uno se gastará una media de 90 euros, una cantidad ligeramente inferior a la del año pasado, cuando desembolsaron 120 euros durante los dos meses de descuentos. Los comerciantes son conscientes de esta reducción en el gasto y aseguran que, tras una mala campaña de primavera- verano -con un descenso de las ventas del 15%-, las previsiones para el periodo de rebajas apuntan que no se alcanzarán las cifras de ventas del año pasado, cuando se facturaron 44,5 millones de euros. La recesión en el consumo y la falta de capacidad adquisitiva del ciudadano están haciendo mella en el comercio que se encuentra sumido en una difícil situación que puede llegar a crear, incluso, problemas de liquidez en el sector, según la CECA. Sin embargo, la estampa que presentaban ayer las calles de la capital era más de consumo desenfrenado que de crisis económica, a juzgar por la cantidad de personas que abarrotaron los comercios.

La primera jornada de rebajas fue "demasiado tranquila" para los comerciantes de la zona de San Pablo, según indicó ayer su representante, Enrique Granados. "Las ventas bajan en verano por el calor y porque la gente prefiere gastarse el dinero en las vacaciones, por lo que a nosotros nos va bastante mal", aseguró. Granados apuntó además que a pesar de las rebajas -que intentarán equilibrar las ventas-, esta zona ha perdido "un 50% de facturación" debido a las obras que se están acometiendo en el entorno de El Realejo y que han obligado incluso al cierre de algunos establecimientos, según apuntó Granados. En cualquier caso, el presidente de los comerciantes de San Pablo confió en que durante estos días "se empiecen a mover algo las ventas" para intentar recuperar las cuentas de resultados.

El representante de los vendedores de la zona centro de la ciudad, Antonio Pastor, coincidió en que la jornada de ayer fue "normalita, más o menos como en otros años". El hecho de que haya coincidido con un día laborable también ha condicionado que sea un menor número de público el que haya acudido a las tiendas. "El cliente viene a comprar lo que ya ha visto y a veces, aunque haya mucha gente, es más jaleo que otra cosa", apuntó Pastor. Con respecto a la crisis, el empresario dijo que "llevo una facturación muy parecida a la del año pasado". Reconoció que "los primeros meses fueron bastante fuertes pero ahora han bajado mucho". Pastor aseguró que su objetivo es llegar al mismo margen de beneficio que el año pasado. "Con eso me daría por satisfecho", apostilló.

La Unión de Consumidores de Andalucía (UCA) recomienda públicamente controlar el gasto durante el periodo de rebajas -que se prolongará hasta el 31 de agosto- por la proximidad de las vacaciones, que también suponen una fuerte inversión entre las familias. Por eso consideran fundamental que el consumidor sólo compre lo necesario, que no se deje llevar por impulsos y que elija los productos antes de que den comienzo las rebajas. Otra de las recomendaciones de la UCA es evitar caer en la compra de productos de escasa calidad fabricados expresamente para estas fechas. Las rebajas deben durar, de manera obligatoria, entre una semana y dos meses y la ley fija dos épocas para llevarlas a cabo: una a principio de año y otra durante los meses de verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios