Una cordobesa en la fiesta del agua

Davinia Villarán es una de las jóvenes cordobesas que este verano ha decidido olvidarse de las playas paradisíacas y las típicas sombrillas estivales para ganarse un dineritotrabajando. Esta joven quiere estudiar un máster el año que viene y lo cierto es que no resulta fácil poder realizar uno de esos prestigiosos y millonarios estudios universitarios de posgrado. Por eso, esta chica ha hecho las maletas y se ha marchado a trabajar a Aragón. Estudió Historia del Arte y Bellas Artes en Barcelona y, a comienzos de verano, leyó un anuncio en internet para trabajar como azafata en la Expo de Zaragoza. Davinia trabaja para Ibercaja, la empresa que caja que gestiona la mitad de la muestra. "No es la primera vez que trabajo durante el verano, ya había tenido otros empleos como dependienta o camarera", comenta.

"Este trabajo es interesante, lo peor está siendo el calor porque la Expo, sobre todo al principio, ha tenido que adaptarse a las circunstancias" afirma, celebrando que la organización haya instalado un microclima para llevar las peores horas del día.

Que cada vez son más los jóvenes que dedican el verano a trabajar es ya una absoluta realidad, y en el caso de Davinia , además de un salario, se trata de un tema interesante y divertido. "Me gusta lo que hago aquí, conozco a gente de otros países y puedo practicar otros idiomas" dice . "Lo que más me gusta de la Expo es la arquitectura", asevera. Davinia cuenta que su lugar favorito "es el Pabellón Puente, que tiene forma de gladiolo y por el que se puede ver el recorrido del Ebro". Sin embargo, esta cordobesa de 23 años cree que lo peor de la Expo es "que se trata de una especie de mercadillo". "Quizás hay demasiados restaurantes y tiendas, un comercio demasiado agresivo", explica. Aunque esta chica ya esté acostumbrada a pasar el verano fuera de su tierra, echa de menos su ciudad y su gente, sobre todo a su familia. Davinia invita a los cordobeses que aún no hayan visitado la Expo a que se acerquen a Zaragoza. "Merece la pena, es impresionante, sobre todo a nivel arquitectónico", comenta. "Hay fuentes digitales, muestras fotográficas, exposiciones muy interesantes", enumera. En cuanto a la celebración de conciertos y espectáculos , lo cierto es que "cada día se pueden disfrutar de eventos increíbles como, por ejemplo, el del Circo del Sol. "Muchos de estos espectáculos son gratuitos y la verdad que las colas son enormes" así que el número de visitas va en aumento.

Entre los pabellones más visitados, se encuentran el de España, Kuwait, Japón y Alemania, aunque según Davinia quizás el de España despierte un interés especial. De lo que no hay duda es que Davinia no olvidará este verano tan peculiar que aunque le ha hecho alejarse de su tierra, le ha permito conocer otra culturas y valorar ese bien tan preciado, el agua, y que da nombre y razón de ser a la exposición internacional de Zaragoza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios