Cada cordobés juega una media de 57 euros en la lotería de Navidad

  • El gasto ha aumentado con respecto al año pasado, cuando se invirtió 49 euros

Dicen las estadísticas que en tiempos de crisis se incrementa el interés por los juegos de azar, para ver si la suerte puede paliar los efectos de una situación económica adversa. Y parece que los cordobeses sí se han aferrado a la fortuna al menos en lo que se refiere a la participación en el Sorteo Extraordinario de Navidad y cada vecino jugará una media de 57,6 euros, según los datos de Loterías y Apuestas del Estado. El dinero destinado a esta fin ha aumentado ligeramente, pues el año pasado cada cordobés se gastó unos 49 euros en décimos de lotería. El primer premio del sorteo de Navidad ha caído en Córdoba cinco veces. Pozoblanco, en 1961, fue la primera localidad agraciada. Dos años más tarde, la suerte se paseó por Córdoba capital y en 1978 hizo escala de nuevo. El siguiente Gordo cayó en Hinojosa del Duque en 1986 y más recientemente, en 2002, Lucena recibió el premio. Precisamente la localidad aracelitana también fue la que salvó el sorteo el año pasado al venderse allí uno de los cuartos premios que dejó 200.000 euros en la Subbética.

Los cordobeses suelen confiar en la suerte más que el resto de los andaluces, pues se sitúan por encima de la media de la comunidad, siendo los onubenses y los gaditanos los que menos dinero destinan al azar. Pero el lunes es sólo el desenlace de todo un proceso que comienza hacia los meses de febrero y marzo, con la decisión sobre el importe de los premios que se van a sortear, el número de series que se van a poner a la venta y cuándo a se va a empezar a vender. Una vez elegido el dibujo del décimo, siempre con un tema relativo a la Navidad, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre realiza las primeras pruebas para la impresión de los billetes, bajo unas sofisticadas técnicas y unas rigurosísimas medidas de seguridad, como si de papel moneda se tratara.

Mañana tendrá lugar el examen y recuento de las bolas de los números y los premios. Finalizada esta operación, el salón se desaloja y todos sus accesos se aseguran con cerrojos interiores, a excepción de la puerta del estrado. Las llaves de esta cerradura quedan en poder de tres diferentes calveros, una vez cerrada y precintada.

El salón se abre el día 22 a las 08:00, permitiendo la entrada a los espectadores hasta que se complete el aforo. A las 8:30 se constituye la mesa que preside y autoriza el sorteo. Posteriormente, las bolas podrán ser comprobadas por los asistentes que lo deseen, previa petición y autorización del presidente, y seguidamente son transportadas mecánicamente en la tolva, donde han sido depositadas previamente, hasta el bombo. Por último, los bombos son cerrados y a una señal del presidente se voltean simultáneamente. Sólo queda que los niños de San Ildefonso comiencen a cantar.

La actual Lotería Nacional nació en España durante la Guerra de la Independencia. El entonces ministro del Consejo y Cámara de Indias, Ciriaco González Carvajal, pensó en un medio de aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes. El proyecto se presentó en las Cortes de Cádiz y tuvo una acogida favorable. A pesar de que otros sorteos dejan más dinero que el de Navidad, éste último se ha convertido en toda una tradición y parte de la celebración de estas fiestas. Son pocos los que se resisten a participar en este juego y confiar en que el Gordo caiga en la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios