Un conserje que pide el plus de peligrosidad alega que hace de vigilante

  • La vivienda del trabajador linda con la caldera de la calefacción del Instituto

Comentarios 2

Antonio Pérez Hidalgo, un conserje del instituto de Educación Secundaria Trassierra, ratificó ayer la primera demanda que presenta un trabajador de este tipo contra la Junta de Andalucía para reclamar un plus de peligrosidad y argumentó durante la vista oral que, además de conserje, hace las veces de vigilante de seguridad. "Si suena la alarma, tengo que inspeccionar el colegio y avisar a la Policía. Ésta no es la función de un conserje", argumentó Pérez Hidalgo, que reside desde hace 25 años en una vivienda dentro del centro educativo.

El plus de peligrosidad que reclama el trabajador, recogido en el convenio colectivo, supone un 20% del salario que recibe mensualmente y que desde que se acordó aún no ha percibido. El citado texto recoge que ese plus "responderá a circunstancias excepcionales, por cuanto la regla general debe ser su eliminación cuando desaparezcan las circunstancias negativas que lo justifiquen". Por ello, según el texto, "se tenderá a la desaparición de este plus a medida que por la Administración se tomen los medios adecuados para subsanar las condiciones tóxicas o peligrosas que les dieran origen". También "podrán tenerse en cuenta y valorarse la exposición a riesgos diversos por parte del personal", concluye el convenio.

En el caso de Pérez Hidalgo, su vivienda linda con la caldera del centro, con una capacidad para 50.000 litros de combustible. "La normativa dice que debe haber un tabique de hormigón de al menos 30 centímetros de grosor", aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios