La concertada pide flexibilidad en los horarios de las pilonas del centro

  • Los padres de los colegios La Milagrosa, las Esclavas, la Inmaculada y Santa Victoria se reúnen hoy con José Joaquín Cuadra para analizar la peatonalización del centro

Comentarios 4

La próxima peatonalización de la calle Cruz Conde que pretende poner en marcha el Área municipal de Movilidad afecta también a los colegios ubicados en la zona centro. Se trata en concreto de los centros concertados La Milagrosa, las Esclavas, la Inmaculada y el Santa Victoria, y las familias que llevan a sus hijos a estos colegios, algo más de 2.200, reclaman al Ayuntamiento flexibilidad en los horarios de las pilonas.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de centros concertados -FAPA-Córdoba-, Miguel Ángel Barneto, incidió ayer en la necesidad de que se establezcan "unos horarios ágiles". Por ello, los representantes de las familias de estos cuatro centros, junto a Barneto, mantendrán hoy una reunión con el concejal de Seguridad y Movilidad, José Joaquín Cuadra, para encontrar "alguna solución", indicó. Barneto consideró también que la peatonalización de la zona centro "no debe conllevar perder la posibilidad dejar a tus hijos en el colegio". Lo que sí está garantizado es el paso del transporte escolar.

Como ejemplo, Barneto destacó el caso del colegio de las Esclavas, ubicado en la Plaza de San Juan y en la que ya una pilona restringe la circulación de los vehículos. Sin embargo, el pivote se baja de 08:30 a 09:30 y de 14:00 a 14:30 para que los padres puedan recoger a sus hijos sin ningún tipo de problema.

Junto a estos colegios, el instituto Maimónides y el Luis de Góngora también se verán afectados por la peatonalización, ya que el plan incluye otra pilona a la altura del antiguo Rectorado, en la calle Alfonso XIII.

El citado plan municipal, que se pondrá en marcha tras las fiestas navideñas, pasar por cortar, con una pilona doble, la calle Cruz Conde a la altura de la sede principal de Correos, tanto para los vehículos que van como para los que salen, por lo que se anularán todos los posibles recorridos alternativos que pueda idear cualquier conductor. El cierre a la circulación del eje comprendido entre Alfonso XIII y Cruz Conde elevará a 15 el número de zonas restringidas y a casi 60.000 los metros cuadrados de superficie a la que sólo podrán acceder determinados vehículos, a través de las tarjetas de residentes y también para aquellos empresarios que tengan sus negocios en esta parte de la ciudad.

El proyecto no cuenta hasta la fecha con el beneplácito de los vecinos del Centro, ya que consideran que "adoptar acciones restrictivas sin dar simultáneamente soluciones al acceso y movilidad de los residentes, comerciantes, usuarios y servicios, supone un atropello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios