Rafael bados. presidente de la federación comercio córdoba

"Sin el comercio de cercanía, los centros urbanos se morirían"

  • Asegura que los retos del sector son conseguir mejorar la accesibilidad a las zonas comerciales y apostar por la tecnología y la innovación para competir con los grandes formatos

Comentarios 5

 EL comercio lleva 28 meses seguidos registrando pérdidas, una situación complicada que se prolonga. No obstante, Rafael Bados está convencido del futuro del comercio de cercanía pese a estos malos números y a que las grandes superficies y franquicias cada vez ganan más terreno. Innovación, formación y hacer más competitivo al sector con aparcamientos y mejores accesos son la claves para seguir siendo uno de los sectores productivos más importante de la economía cordobesa. 

-Estamos inmersos en plena campaña navideña, ¿qué perspectivas tiene el comercio?

-El periodo de rebajas y Navidad supone prácticamente el 50% de las ventas del comercio de cercanía, por lo que para nosotros es muy importante. Las perspectivas son inciertas porque llevamos 28 meses en el que las ventas van cayendo. Estamos muy preocupados porque la viabilidad de muchos negocios depende de esta temporada. 

-Ahora se mira cada céntimo que se gasta, ¿hay que cuidar más al cliente?

-El sector está haciendo desde hace años unos esfuerzos tremendos en cuanto a los precios. Hay muchos empresarios del sector que están vendiendo por debajo de su margen comercial para atraer a los consumidores. 

-¿Hemos gastado demasiado? ¿Es verdad que antes se compraba sin mirar los precios?

-Hemos pasado de un extremo a otro. En la época de bonanza, las personas no se lo penaban tanto al realizar un gasto, había más consumismo. Ahora mismo, se piensa si realmente se necesita o no el producto. La sociedad tiene miedo y como no se tomen medidas vamos a entrar en parálisis. 

-Hay mucha gente en la calle pero se compra poco, ¿no?  

-Los comerciantes usamos mucho este dato: no ver la gente que hay en la calle o centros comerciales, sino cuántas bolsas hay y, efectivamente, hay muchos paseando, mirando escaparates, entrando a establecimientos, viendo el género... pero a la hora de comprar ahí están los datos: las ventas no dejan de bajar. 

-¿Se le saca el suficiente provecho al comercio como atractivo turístico? 

-Sin duda alguna el turismo y el comercio deben ir de la mano para aprovechar todas las sinergias. Córdoba tiene un gran potencial turístico que quizá no esté lo suficientemente bien aprovechado, pues tenemos el índice de pernoctaciones más bajo de Andalucía. En estos momentos, tanto el Ayuntamiento como la Diputación están planteando modificar los organismos que gestionan el turismo en la provincia para que sea más eficaz y tendremos que ver hasta donde llegan.  

-¿Córdoba podría ser un destino de turismo de compras?

-Sí, pero habría que atraer a un turismo en la ciudad que tenga esa capacidad de realizar compras, con un nivel adquisitivo alto. En todo caso, algo que sí se debe de ir planteando es integrar el comercio de cercanía dentro de la oferta turística de la provincia. 

-¿No se ha perdido una oportunidad con la declaración de la zona de afluencia turística? Se ha dejado fuera a calles como Cruz Conde o Gondomar que tienen un gran atractivo comercial.

-Son cosas distintas. La zona de afluencia turística es un decreto ley que desde nuestro punto de vista favorece únicamente a los grandes en detrimento del comercio de cercanía y produce desequilibrios. Para los pequeños es muy complicado poder competir con grandes formatos comerciales. La propuesta final que ha hecho el Ayuntamiento nace de la Federación de comercio y me gustaría agradecer al Consistorio que haya tenido en cuenta la sensibilidad del sector. Ahora mismo, con un consumo en caída libre y una dificultad extrema en el acceso al crédito, no es el momento más apropiado para este tipo de experimentos en un sector que en la provincia supone un tercio de los puestos de trabajo.   

-¿Por qué siempre se ve a la gran superficie como al enemigo?

-Son distintos formatos y todos buscamos el favor del cliente. Desde Comercio Córdoba no hay ninguna animadversión hacia ellos. Sí que hubo una etapa en la que había una especial fijación en esta cuestión, pero ahora pensamos que todos podemos convivir. Es cierto que hay cuestiones que son fundamentales para poder competir con ellos como el aparcamiento o la accesibilidad a las zonas comerciales a través de la peatonalización.

-¿La peatonalización de Cruz Conde ha hecho a la zona más competitiva?

-Estamos muy satisfechos con la peatonalización de la calle Cruz Conde. La propuesta partió de Comercio Córdoba y en ese momento nos tacharon de majaderos. Hemos estado inmersos en una pelea muy dura, con dos equipos de gobierno distintos, hasta que hemos conseguido la peatonalización integral. El objetivo era revitalizar la zona y eso se ha conseguido sobradamente. Cruz Conde es un ejemplo de actuación de bajo coste con la que se ha generado empleo y se ha revitalizado la zona, que se estaba viniendo abajo. 

-Pero esa mejoría ha supuesto que suban los alquileres comerciales y los pequeños no pueden pagarlo. Cada vez son más los que cierran y esos locales los ocupan las franquicias.

-Cruz Conde es un claro ejemplo de convivencia de los distintos formatos y las cadenas actúan como motor de la zona. Todavía hay bastantes establecimientos de cercanía y también varias cadenas comerciales. Los precios han subido pero la calle ha adquirido mucha importancia y repercusión comerciales y, en el momento en que la situación cambie y empiece a remontar, Cruz Conde será la calle más comercial de la ciudad de Córdoba.  

-¿Tienen proyectos de peatonalización para otras zonas además del Centro?

-Lo de Cruz Conde ha sido el ejemplo de que cuando una arteria se peatonaliza hace que el comercio resurja a su alrededor. Para nosotros hay cuatro grandes áreas comerciales: Centro, Santa Rosa, Ciudad Jardín y Viñuela.  Tenemos estudios elaborados en los que se pone de manifiesto la viabilidad de restringir el tráfico en alguna de estas zonas. Estamos a la espera de presentar este proyecto al Ayuntamiento para ver si podemos llevarlo a cabo.

-Otra de batalla es la del aparcamiento.

-Nosotros queremos que en cada una de las cuatro zonas comerciales haya un gran aparcamiento de rotación que mejore la accesibilidad y nos permita llegar a más ciudadanos, sobre todo de la provincia. Muchos clientes eligen los centros comerciales por la facilidad de llegar y la tranquilidad de aparcar. Éste es uno de nuestros problemas que tenemos que superar. 

-¿Cómo son la relaciones de Comercio Córdoba con el Ayuntamiento?

-Progresamos adecuadamente. Estamos trabajando en que se cree un órgano consultivo del sector de comercio, que es una reivindicación que llevamos años haciendo y que esperemos que sea una realidad pronto. Queremos que sea una herramienta de interlocución permanente entre el sector y la administración. A pesar de que existe la concejalía de Comercio, hay muchas cuestiones que atañen al sector y sobre la que este área no tiene competencias como son infraestructuras, seguridad, tráfico... El objetivo es que todas esas áreas estén representadas en el órgano consultivo. 

-Entre enero y octubre se han perdido 700 empresas y 1.200 puestos de trabajo en el comercio.  

-Si una empresa despidiera a 1.200 trabajadores en siete mese tendría una gran repercusión, el problema es que esta pérdida de puestos de trabajo es silenciosa y progresiva. Van cerrando locales con dos o tres trabajadores hasta llegar a esta espectacular cifra.  Cuando un empresario decide cerrar es que ha agotado todas las posibilidades y en muchos casos se queda en la más absoluta de las ruinas. 

-¿Tiene futuro el comercio de cercanía?  

-Por supuesto. Nadie se puede imaginar cualquier barrio de nuestra ciudad o de nuestro pueblo en los que no existiera el comercio. Si el comercio desaparece nuestros centros urbanos se morirían. Es verdad que necesitamos incidir en cuestiones como formación, el uso de nuevas tecnologías y la innovación, algo que nos haría más competitivos en el mercado. El comercio de cercanía ha demostrado que es el modelo en el que hay que mirarse para salir de la crisis.

 Hemos tenido iniciativas y hemos mantenido durante esta larga etapa el ánimo del emprendimiento. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios