Ocho de cada diez centros educativos carecen del nuevo plan de seguridad

  • El borrador del documento tiene que ser elaborado por los profesores antes del 15 de diciembre y el sindicato CSI-CSIF critica que se cargue a los docentes con tareas que deberían realizar los técnicos

Ocho de cada diez colegios de la capital carece aún del nuevo Plan de Autoprotección, una normativa que obliga a todos los colegios de enseñanza -excepto los universitarios- a concretar unas medias destinadas a minimizar las posibles situaciones de riesgo que se pueden producir en los centros educativos. Este documento, además, debería estar listo antes del 15 de diciembre -el próximo sábado-, según la orden elaborada el pasado mes de octubre por la Consejería de Educación. Sin embargo, y según los datos facilitados por el sindicato CSI-CSIF, prácticamente ninguno de los centros educativos cordobeses ha designado aún al coordinador que se encargue de planificar el protocolo de actuación necesario en caso de emergencia, figura que deberá estar representada por un profesor del colegio en cuestión. Además, será el propio personal docente el encargado de elaborar el proyecto, una tarea que, según CSI-CSIF, "corresponde a técnicos expertos, no al profesorado que no tiene la formación adecuada para ello y que, además, no se remunera". Este borrador cuenta con un periodo de revisiones que finaliza el 31 de marzo, fecha en la cual deberá está aprobado definitivamente.

Los centros de enseñanza han retrasado esta tarea, entre otras cosas porque Educación aún no ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía la orden definitiva que determine la puesta en marcha de esta medida, como se establece dentro del primer Plan de Salud y Seguridad Laboral Docente que se aprobó el año pasado. Aunque este trámite es cuestión de días, el sindicato criticó la dejadez de la Junta de Andalucía en este tema que considera "muy importante". Además, CSI-CSIF insistió en que sería necesario un marco más amplio para adoptar las medidas propuestas en el que incluyera a personal no docente y en el que se destine un presupuesto acorde con las exigencias planteadas.

Hasta este momento, los colegios cuentan con los antiguos planes de emergencia que recogen el protocolo de actuación y evacuación en situaciones tales como un incendio. El nuevo Plan de Autoprotección, sin embargo, es más elaborado y consta de cuatro partes. Por un lado, se tiene que realizar una evaluación de riesgo en el que se analizan los factores que influyen para que aparezcan posibles situaciones de emergencia y que tienen que ver sobre todo con el estado del edificio. La segunda parte se trata de un inventario de los medios humanos y técnicos de que se dispone para la autoprotección, así como su localización para hacer más fácil el acceso a estas herramientas. Además, se debe exponer la secuencia de actuaciones y el protocolo que se tiene que desarrollar según la gravedad de las emergencias. Por último, se prevé un programa de formación que hay que revisar periódicamente y que incluiría desde jornadas informativas hasta la realización de simulacros por parte de efectivos de Protección Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios