El centro cívico de Fátima abrirá por fin el próximo lunes

  • El edificio ha tenido un sobrecoste de 200.000 euros por haber permanecido años cerrado

El centro cívico de Fátima, que se construyó sobre la antigua cárcel, abrirá sus puertas por fin el próximo lunes. Así lo apuntaron ayer la teniente de alcalde de Participación, Alba Doblas, y la edil de Infraestructuras, Amparo Pernichi, quienes celebraron que se vaya a cumplir así con una antigua reivindicación de los vecinos de la zona. El centro cívico sustituirá al que está en la actualidad ubicado en la avenida Carlos III -donde sólo permanecerá Servicios Sociales- y el personal se trasladará al nuevo edificio. En estos últimos meses se han tenido que acometer las últimas obras de acondicionamiento del inmueble que tienen que ver con cuestiones como la iluminación, la grifería o la climatización, pero ya está todo listo para que pueda abrir sus puertas. Las nuevas instalaciones tendrán biblioteca, zona de talleres y reuniones.

Desde que se demoliera la cárcel, en 2005, los vecinos han solicitado múltiples usos para el gran solar que quedó al descubierto, desde la construcción de VPO a los aparcamientos y servicios sociales. Finalmente se acordó la puesta en marcha del centro cívico en una parte de la cárcel que no fue demolida y de la que se conserva la estructura, mientras que en el solar se planteó la construcción de viviendas y de una gran zona verde.

Este centro cívico se ha acabado hace más de cuatro años pero ha permanecido cerrado y entre las continuas protestas de los vecinos. De hecho se creó una plataforma ciudadana que exigía la puesta en marcha de esta infraestructura, muy demandada por la zona de Levante. La situación de este inmueble ha propiciado incluso que sea objeto de robos que han afectado tanto a las ventanas, cañerías, grifería o conducciones eléctricas. Precisamente esto ha supuesto un sobrecoste en las obras de casi 200.000 euros ya que el área de Infraestructuras tuvo que licitar otras obras para reparar todos los desperfectos. Las obras del inmueble ya supusieron una inversión de algo más de 700.000 euros que se sufragaron con fondos europeos. Doblas insistió en que la intención del gobierno municipal era "abrir en las mejores condiciones" el centro cívico. "Ha tenido que volver IU para dotar de rendimiento a los espacios públicos", insistió la edil.

La rehabilitación de la antigua prisión provincial se hará a través de tres fases y la que ahora se inaugura es sólo parte de la primera, que corresponde a a la planta baja, excepto el salón de actos que se reformará en la siguiente etapa. Se trata de un espacio con capacidad para unas 200 personas, el más importante de la red de centros cívicos. Por último se reformará la primera planta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios