cruz conde 12

Un camino peligroso

  • Municipal. Cada vez es más intensa la oposición de los sindicatos al cogobierno en asuntos como el de Cosmos. La situación de Aucorsa también debe preocupar a la parte socialista

Un empleado de Cosmos protesta en un Pleno. Un empleado de Cosmos protesta en un Pleno.

Un empleado de Cosmos protesta en un Pleno. / álex gallegos

El exalcalde José Antonio Nieto siempre decía que a su gobierno no le dieron de margen ni un día porque en su toma de posesión ya hubo protestas en la puerta del Ayuntamiento. Al PP le tocó lidiar con varias situaciones complicadas por las protestas sindicales y de colectivos y fueron los primeros en desalojar el Pleno. Después vinieron las acreditaciones obligatorias para acceder a las sesiones, lo que fue muy criticado por la entonces oposición. La nueva etapa de PSOE e IU parecía que iba a calmar mucho las relaciones entre el Ayuntamiento con los sindicatos y otros colectivos sociales pero, tras un breve paréntesis, el cogobierno parece que ha vuelto a echarse encima a los que se supone que son sus aliados naturales. Son ya muchos los Plenos que se llenan de protestas, desde la ayuda a domicilio a los empleados de Infraestructuras, pasando por los trabajadores de Aucorsa, los parcelistas o la plataforma que exige el Metrotrén -o Cercanías-. Todo esto sin contar con la más numerosa y la que se mantiene durante más tiempo: la de los trabajadores de Cosmos.

Las últimas dos semanas el Pleno municipal ha vivido momentos tensos precisamente por las protestas de los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, que rechazan la innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para impedir la valorización en Cosmos y trasladarla a la Campiña. Los primeros espadas de ambos sindicatos, Vicente Palomares (UGT) y Marina Borrego (CCOO) han salido a defender los 250 puestos de trabajo de la fábrica y se han enfrentado a los que siempre han sido sus partidos de referencia (PSOE e IU, respectivamente), algo poco habitual. Tan es así que el portavoz de IU, Pedro García, ha tenido que mantener una reunión con Borrego para calmar los ánimos porque, obviamente, a la federación de izquierdas no le interesa tener enfrente a su sindicato. Llamativo es, de hecho, que García se quedara pensativo por unos segundos cuando un compañero periodista le preguntó al término del Pleno si no temía que todo este asunto de Cosmos le pasara factura electoral. ¿Es que no se lo había planteado hasta ahora?

Infraestructuras, Cosmos, ayuda a domicilio o Aucorsa han protestado en el Pleno

Lo cierto es que en los últimos meses se va incrementando la tensión en el ambiente -y eso que aún queda año y medio para las elecciones- y los Plenos viven momentos que se alejan mucho de la ciudad amable que pretendía la alcaldesa, Isabel Ambrosio. La regidora tuvo que llamar la atención a García durante el pasado Pleno para que rebajara su tono. No es la primera vez que tiene que intervenir. Ocurrió hace unos meses cuando también fueron elevándose las acusaciones entre el sector hostelero y el área de Turismo, también en manos de IU. En el PSOE, todo hay que decirlo, también tienen algunos frentes abiertos y el más importante en estos momentos es Aucorsa. La plantilla ya ha anunciado una huelga para los días 14 y 15 de diciembre, en plena campaña navideña, de 48 horas ininterrumpidas. No es la primera vez que los trabajadores de la empresa pública de transportes hace huelga, pues ya convocaron paros de varias horas el pasado verano y dejaron muy mermado el servicio de Feria por la negativa a hacer horas extra. El enfrentamiento con la gerencia del organismo es un hecho prácticamente desde el inicio del mandato y resulta prácticamente inexplicable que se mantenga en la dirección a la misma persona.

El sindicato CTA, combativo siempre, no ha cesado tampoco su actividad desde que llegó el cogobierno, a pesar de que sí fueron condescendientes al principio y le dieron tiempo. El cogobierno afronta un camino peligroso que debería resolver antes de entrar más de lleno aún en periodo electoral e ir apagando fuegos que pueden ser muy dañinos.

Por el momento, los sindicatos siguen mostrando su rechazo y siendo muy críticos con algunas de las políticas del cogobierno y, en el caso concreto de Cosmos, puede acabar realmente mal porque, por mucho que se intente argumentar, poco puede entender quien corre el riesgo de perder su puesto de trabajo por una decisión municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios