La calurosa despedida del hombre tranquilo

  • Cabanillas asiste a su último Pleno antes de marcharse a vivir a Barcelona

Hubo unanimidad, sí. Todos los grupos municipales coincidieron ayer en resaltar los valores de José Antonio Cabanillas, el delegado de Presidencia que ayer se despidió de sus compañeros de Corporación antes de iniciar una nueva vida en el mes de septiembre, junto a su familia, en Barcelona.

Saltándose la norma habitual que rige en el salón de Plenos, Cabanillas tuteó a sus compañeros y resaltó "las relaciones humanas y de trabajo" mantenidas tanto con los demás capitulares como con el personal municipal. Reconoció que por su parte ha puesto en este tiempo "acuerdo, sosiego y racionalidad" y resaltó a Andrés Ocaña y a Rosa Candelario, dos compañeros que conoció en el Ayuntamiento y con los que ha "forjado una gran amistad". El portavoz popular, José Antonio Nieto, resaltó la voluntad de consenso del hasta ahora delegado de Presidencia, quien ha tenido como objetivo "que lo que dejes sea mejor que lo que encontraste".

El portavoz del PSOE, Rafael Blanco, señaló que es un motivo de alegría "cuando un compañero se va por algo positivo" y definió a Cabanillas como el "hombre tranquilo", una circunstancia que le ha reconfortado "en esta dinámica alocada que nos ha tocado vivir en el Ayuntamiento".

Tras señalar el portavoz de IU, Francisco Tejada, que lo más importante de su paso por el Ayuntamiento han sido "las ganas que ha puesto en su trabajo", intervino la alcaldesa, Rosa Aguilar, quien mostró su orgullo por haber tenido a su lado a quien "por encima de todo es una buena persona".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios