El avance de las pilonas reduce el tráfico en el Centro

  • Los agentes prestan especial atención a los aparcamientos en doble fila durante la Navidad

Comentarios 1

El objetivo del Ayuntamiento es peatonalizar progresivamente, pero sin pausas, el centro de la ciudad. Para alcanzar esta meta se proponen actuaciones puntuales en determinados puntos de Córdoba que repercuten en mayor o menor medida en la finalidad propuesta. Por ejemplo, la colocación de pilonas restringe a voluntad el tráfico de vehículos y en algunos casos, como en el de la Judería, puesto en marcha el 20 de enero, se alcanzó reducir el volumen de tráfico en un 86%, que era una de las metas previstas. Por contra, el bolardo neumático de la plaza de Capuchinos cumplió con su misión de eliminar los vehículos aparcados en este artístico enclave tan visitado por los turistas.

Aparte de estas medidas puntuales, el Área de Movilidad del Ayuntamiento tiene en marcha el desarrollo de un plan para reformar la señalización de la capital y evitar así los puntos en los que se genera cierto caos circulatorio. Esta operación, que cuenta con un presupuesto de casi 450.000 euros, tendrá una subvención de la Junta de Andalucía y se materializará en 800 nuevas señales que irán repartidas en unos 200 postes diseminados por todo el casco urbano.

La Policía Local continuó en este último año con los dispositivos habituales de tráfico en las fechas de grandes aglomeraciones. En la pasada Navidad intervino en las zonas comerciales prestando especial atención a la velocidad, el consumo de alcohol y, sobre todo, al aparcamiento en doble fila. En Semana Santa, por ejemplo, se puso en marcha el Viernes Santo una experiencia pionera consistente en el control de las aglomeraciones en el entorno de la Mezquita-Catedral.

Por otra parte, la Cátedra Española de la Unesco de Seguridad Vial remitió el pasado enero al Ayuntamiento un informe en el que califica de "penoso" el tráfico existente en la calle Cruz Conde, por la convivencia existente entre vehículos y peatones. Este documento suspende también los accesos a la zona histórica, como es el caso de las calles Osario y Conde Torres Cabrera, donde se une la estrechez de la vía a la densidad de la circulación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios