El 37% de los autobuses de uso escolar presenta deficiencias

  • La Dirección General de Tráfico realizó una campaña intensiva durante las dos primeras semanas de clase que se salda con 92 denuncias a 56 vehículos

Algunos carecen de cinturones de seguridad para los pequeños, otros no llevan el cartel que los distingue como transporte escolar y otra parte de la flota no tiene los peldaños de los escalones debidamente señalizados. Una reciente campaña intensiva realizada por la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre los autobuses que realizan servicios escolares en la provincia concluye que el 38% de los vehículos examinados presenta alguna deficiencia. Los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil realizaron la campaña intensiva durante las dos primeras semanas del presente curso escolar y, en total, inspeccionaron la situación de 148 autobuses, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno. En concreto, 56 vehículos no cumplían la normativa.

Los agentes realizaron dos tipos de inspecciones. Por una parte, requirieron a los conductores las autorizaciones y los documentos que acreditan que estos vehículos pueden cumplir correctamente el servicio y, por otra parte, verificaron que las condiciones técnicas y los elementos de seguridad eran los exigidos por la legislación vigente, informaron fuentes de la DGT. La campaña hizo especial hincapié en el control del uso de los cinturones de seguridad, cuya obligatoriedad dictó la Unión Europea (UE) en una directiva comunitaria aprobada en el mes de octubre del año pasado. De hecho, desde entonces, la DGT deniega la matriculación a cualquier autobús que no los lleve instalados.

Entre los requisitos que deben cumplir los autocares desde el curso escolar 2007-2008, está estipulado que los menores siempre vayan acompañados en los trayectos por un adulto cualificado, que los vehículos no sobrepasen la antigüedad máxima que garantice su seguridad, que dispongan de un seguro de responsabilidad ilimitado y que porten en todo momento la señal que los identifica como transporte escolar.

Según los datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno, los agentes interpusieron un total de 92 denuncias por las deficiencias encontradas en 56 autobuses, lo que significa que algunos vehículos presentaban más de una incorrección.

A principios del pasado curso escolar, el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil llevó a cabo otra campaña de control de transporte escolar y de menores, que culminó con la interposición de 14 denuncias por no llevar los autobuses la señal de transporte escolar. Córdoba se convirtió, de esta manera, en la primera provincia andaluza por este tipo de denuncias. Córdoba, además, siguió a Málaga en denuncias por carecer de seguro de responsabilidad civil ilimitada. Los agentes realizaron, además, un atestado por exceso de velocidad.

El responsable en Córdoba de la DGT, Ramiro Marcello, destacó la "gran sensibilidad social, por ir menores viajando", que despierta el transporte escolar. De entre todas las deficiencias, Marcello puso énfasis en la obligatoriedad de los autocares de llevar instalado el cinturón de seguridad, un requisito sin el cual no pueden pasar la Inspección Técnica de Vehículos. Otro de los trabajos de los agentes consiste en comprobar que "el conductor posee el permiso de conducir adecuado" y una "autorización especial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios