Un asesor de Defensa pide cambios en la OTAN ante el nuevo terrorismo

  • El experto en seguridad nacional Jordi Marsal cree que la intervención en Iraq "ha creado más problemas que soluciones", ya que no ha significado "más seguridad"

Las nuevas amenazas de terrorismo en el mundo, además de las nuevas funciones que han adquirido las Fuerzas Armadas tras concluir la Guerra Fría, hacen que la comunidad internacional se tenga que replantear su intervención en uno o en otro país y, por ende, que se produzca cambios en el seno de organismos como la OTAN y Naciones Unidas (ONU). Al menos, es lo que sostiene uno de los asesores del Ministerio de Defensa, Jordi Marsal, quien ayer participó en el curso Mundo Contemporáneo dentro de los seminarios de la Universidad de Verano, Corduba.

Marsal explicó que ahora "el concepto de seguridad es mucho más amplio", mientras que antes "era más militar". "Ahora las amenazas pueden tener origen, incluso, en las catástrofes naturales" y, por ello, la proyección de futuro de las Fuerzas Armadas es llevar a cabo "misiones de carácter integral; es decir, militar y civil". Como ejemplo, Marsal, uno de los mayores especialistas en defensa de España, puso el caso de la intervención en Iraq y en Afganistán. En el primer caso, indicó que la actuación de las fuerzas internacionales "ha creado más problemas que soluciones". No obstante, reconoció que gracias a la intervención militar "cayó una dictadura salvaje, pero hasta el momento no ha significado que haya más seguridad, sino menos". Explicó también que desde Estados Unidos "se pensaba que la democracia se podía imponer", mientras que desde Europa se consideró que "la democracia ha de ser un proceso interior y no se puede imponer". Afganistán, por su parte, se trata de "un lugar más complejo" y en su intervención "todos los países de la ONU estuvieron de acuerdo", mientras que en Iraq, "la comunidad internacional estaba dividida". Ante esta situación, el experto en Defensa subrayó que "España intenta ser coherente" y por eso está presente en Afganistán, Líbano y Chad.

Todos estos cambios en los sistemas de Defensa son consecuencia de varios factores; entre ellos, la caída del muro de Berlín -en noviembre de 1989- y el atentado terrorista del 11-S en Estados Unidos. Estos actos provocaron que el terrorismo se convirtiera en una de "las principales amenazas de la seguridad mundial" y que se produjeran cambios en las estrategias de las Fuerzas Armadas. Así, se produjo un "salto cualitativo" y de la "defensa del territorio frente a posibles ataques" se pasó a que los atentados o los conflictos se "produzcan a miles de kilómetros de cada país y que las Fuerzas Armadas tengan que desplazarse a miles de kilómetros y a sitios sin gobiernos estables", apuntó.

Conseguir mantener la paz e imponerla para garantizar la estabilidad de la zona son las nuevas funciones que desempeñan las Fuerzas Armadas. Unas actuaciones que, según Marsal, se basan e la "seguridad, el desarrollo y la gobernanza". En cada país, indicó, "hay que ayudar a impulsar factores para democratizar la situación, como ayudar a la apertura al mundo". Se trata de una actuación que "a medio y largo plazo es más eficaz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios