El asesino de Los Patos se enfrenta a otros cuatro años por robar escopetas

  • El individuo irrumpió en un cortijo situado junto a Ategua y se llevó armas y diversos enseres tasados en 3.928 euros

Al asesino de la quiosquera de Los Patos aún le quedan causas pendientes con la Justicia. Pedro M. P. se sentará próximamente en el banquillo de los acusados para responder de un presunto delito de robo con fuerza y de tenencia ilícita de armas, infracciones por las que la Fiscalía de la Audiencia Provincial solicita penas que suman tres años y nueve meses de prisión. Sobre el individuo ya pesan dos condenas: una de 17 años por el asesinato cometido el 16 de octubre del año pasado en los jardines de la Agricultura y otra de nueve meses por amenazar de muerte a su pareja sentimental aquel mismo día.

La carrera delictiva de Pedro M. P., sin embargo, comenzó meses atrás. La Fiscalía, en concreto, le atribuye un robo cometido el 13 de septiembre en el cortijo Castillejo, ubicado en la carretera provincial 271, junto a Ategua. Los hechos ocurrieron durante las primeras horas del día. Según el informe provisional de acusación del fiscal, el procesado violentó el candado de la cadena que cortaba el carril de acceso y se dirigió a la vivienda de la finca, donde tenía conocimiento de que se guardaban armas de caza.

A continuación, tras desprender supuestamente la reja y el marco de una de las ventanas traseras del inmueble y romper el cristal, accedió al interior. Pedro M. P. se apoderó de una escopeta del calibre 16 y de otra arma del calibre 12, ambas en buen estado de funcionamiento. Según el fiscal, el sospechoso también se llevó cubiertos de plata, dos maletines de cuero, sombreros, varias cajas de cartuchos y una bolsa de trofeos de colmillos de jabalí. Los enseres han sido tasados por los peritos en 3.928 euros.

El individuo estuvo en posesión de las armas durante dos días, hasta que fue sorprendido por la Policía Local de Castro del Río, de donde Pedro M. P. es vecino. Mientras que el Ministerio Público concluye que los hechos constituyen un delito de robo con fuerza y otro de tenencia ilícita de armas, la defensa niega los hechos y solicita que se tengan en cuenta las atenuantes de drogadicción y confesión. Pedro M. P. está interno en el Centro Penitenciario de Córdoba desde el 18 de octubre del año pasado, cuando fue detenido por el Cuerpo Nacional de Policía en Las Tendillas tras tocarle los genitales a una joven.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios