El arca de Noé del circo Jamaica

  • La familia Yanko presenta en Córdoba su espectáculo, que combina animales con números artísticosl variedad El circo, ubicado hasta hoy en el barrio de Fátima, cuenta con monos, perros, un enorme camello blanco y también con un canguro boxeador.

Comentarios 3

Durante toda su vida, Jorge Yanko se ha dedicado al cuidado y al adiestramiento de los animales que muestran en el circo de su familia, el Jamaica, que esta semana ha recalado junto al barrio de Fátima. La particularidad de este circo es que combina espectáculos con animales con los números de trapecistas, malabares y los tradicionales payasos de toda la vida. "Los animales requieren un cuidado especial y hay que tener en cuenta que ellos también han de tener una vida llena de alicientes", aseguró el joven.

A pesar de que la vida del circo puede resultar agotadora para los espectadores, Yanko consideró que las "personas que nacemos en él no podríamos vivir en un piso ni siquiera una semana seguida".

Jorge Yanko pertenece ya a la cuarta generación de esta familia circense y, en cada función, se encarga de que el canguro rojo gigante haga de boxeador, las avestruces blancas corran por la pista, el mono torero simule que es un matador de toros o que los perros futbolistas den lo mejor de si mismos en la pista. El espectáculo, según explicó ayer a este diario, "está formado por números de artistas y por animales". Un tremendo camello blanco, pumas americanos o un ejército de momias y faraones son algunos de los números que oferta la familia Yanko durante 105 minutos sin descanso en cada función.

Aunque esta misma tarde cierran su pista en el barrio de Fátima, el próximo fin de semana -de viernes a domingo- la volverán a abrir en la explanada que está situada en frente del instituto de Educación Secundaria Trassierra. Las entradas para poder ver este particular espectáculo circense cuestan apenas seis euros para los más pequeños y diez para los adultos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios