Una alternativa cultural para un día festivo

  • Las exposiciones, una opción a los tradicionales peroles de San Rafaell lugares El Palacio de la Merced y la Sala Orive, entre otros, abren en días festivos para ofrecer la posibilidad de visitar sus muestras.

Las ofertas de cultura y ocio que un día festivo ofrece Córdoba no son muy amplias, y menos cuando se trata del día de San Rafael. Sin embargo, para los menos aficionados a los tradicionales peroles algunas salas de exposiciones de la ciudad permanecieron abiertas en la mañana de ayer para dar una alternativa.

La galería de Presidencia del Palacio de la Merced, que acoge la exposición Emilio Serrano: su fulgor, fue uno de estos espacios. Allí se puede visitar una retrospectiva del pintor cordobés, fallecido el pasado mes de enero, a través de 75 obras que se presentan en tres formatos: pintura sobre óleo, grabado y dibujo a grafito sobre tabla.

A pesar de las mínimas opciones de ocio y cultura, pocos fueron los que se aventuraron a acudir a las salas de exposiciones. Una de estas visitantes fue Rosa González, que explicó que no le gusta "ir de perol" y menos "como está el tiempo, que apunta a que va a llover". Junto a un amigo, esta joven decidió ir hasta la Diputación para disfrutar de la exposición de Emilio Serrano, un autor que le llama la atención por "su realismo" y "por cómo retrata Córdoba".

Esta muestra recorre las diferentes etapas por las que pasó el autor cordobés, desde sus bocetos y obras realizadas en la Escuela de Artes y Oficios, donde estudió y fue profesor, hasta sus bodegones y vistas de Córdoba.

La figura humana y la infancia fueron dos de los temas que Serrano abarcó a lo largo de su trayectoria, con algunas obras que "me resultan muy emotivas", según González. Al adentrarse en la exposición se pueden observar personas con dos caras, obras hiperrealistas y hasta su homenaje a las artes.

Más adelante el visitante llega a los bodegones, donde el autor consigue un gran perfeccionismo y utiliza un lenguaje simbólico, al igual que en sus obras sobre Córdoba, en la mayoría vista desde el río.

Otro de los espacios expositivos abiertos en la jornada de ayer fue la Sala Orive, que acoge África negra, máscaras y esculturas tradicionales, compuesta por 39 piezas -máscaras, esculturas y fetiches- propiedad del coleccionista Manuel Méndez, que desde hace 28 años recorre el continente africano atraído por su arte.

El arte negro africano estaba relegado hasta hace poco más de 50 años a los museos etnográficos, al considerarse que sus obras no alcanzaban la categoría de arte. Esto cambió a principios del siglo XX gracias a los artistas de vanguardia occidental, que se fijaron e inspiraron en él.

Las obras que se exhiben en Orive están relacionadas con rituales en torno a la fertilidad, la religión, la muerte o ideales femeninos y su finalidad es mágico religiosa.

Además, los aficionados al arte y curiosos pudieron visitar la exposición Góngora, la estrella inextinguible, que se exhibe en la Sala Vimcorsa y en el Centro Pepe Espaliú hasta el 11 de noviembre; y Magreb, el occidente árabe en la Casa Árabe, una muestra de 52 fotografías de gran formato que enseñan diferentes aspectos de la geografía física, humana y económica de esta región del sur del Mediterráneo.

Por otra parte, el Museo de Bellas Artes también permaneció ayer abierto para mostrar su colección permanente y su nueva exposición, Ilustrando a Góngora. Imágenes y poesía, formada por dibujos y estampas de los fondos del museo que giran sobre las temáticas más recurrentes de Góngora, personajes ilustres de la época, la naturaleza, la mitología, Madrid y El Escorial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios