La alcaldesa toma las riendas para atajar el conflicto del sector turístico

  • Ambrosio iniciará una "ronda de contactos" con la patronal después de la polémica

  • No ve motivos para el cese de Pedro García ni cree que se vaya a entrometer en su gestión

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el primer teniente de alcalde, Pedro García, en el Ayuntamiento. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el primer teniente de alcalde, Pedro García, en el Ayuntamiento.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el primer teniente de alcalde, Pedro García, en el Ayuntamiento. / josé martínez

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha decidido tomar cartas en la polémica surgida la semana pasada en torno al sector turístico, que tiene como implicados a la patronal pero que también ha salpicado al Ayuntamiento y, más concretamente, al primer teniente de alcalde y delegado de Turismo, Pedro García, para quien ha habido incluso peticiones de dimisión. Ambrosio aseguró ayer que su papel como regidora es el de "dar un paso al frente" y por ello va a iniciar una ronda de contactos con todos los representantes del sector del turismo "para conocer de primera mano sus impresiones, opiniones y elementos que entienden que puede mejorar y fortalecer" la gestión que se hace desde Turismo. Hay que tener en cuenta que el conflicto se originó en el mesa de veladores que García convocó hace meses para ordenar este problema y en el que estaban representados todos los implicados. El turismo y el comercio se levantaron del grupo de trabajo y, la semana pasada, el presidente de Hostetur, Francisco de la Torre, se reunió con García para reconducir la situación a pesar que no contaba con la autorización de la patronal. El resultado fue un cruce de acusaciones entre los líderes de Hostetur que ha dejado por el momento al colectivo sin legitimidad para defender los intereses del sector.

El paso adelante de la alcaldesa se entiende y resulta hasta lógico si se tiene en cuenta que el turismo es, hoy por hoy, la principal actividad económica de la ciudad y que todo este asunto no está dejando muy bien la imagen de Córdoba. La propia regidora reconoció que "no es de recibo que los problemas y las diferencias de unos y otros pongan en peligro un sector económico tan importante en la ciudad" y lamentó que se esté dando una imagen "poco edificante, poco constructiva y que no ayuda a los intereses generales de la ciudad". A Ambrosio, además, apuntó que "la defensa de los intereses de la ciudad tiene que estar por encima de las rencillas de los particulares".

El paso adelante de la alcaldesa, sin embargo, se puede interpretar como una intromisión en una competencia que es de su socio de gobierno, IU, más concretamente de Pedro García, como ya se ha dicho. De hecho, al primer teniente de alcalde no le han sentado nada bien las declaraciones de Ambrosio, lo que suma un nuevo enfrentamiento entre los dos partidos, después de que García haya criticado en varias ocasiones -ayer mismo volvió a hacerlo- la posible falta de seguridad de la nueva carrera oficial, unas dudas que parecen responder más a razones ideológicas que a propias de gestión. Con todo, la regidora restó importancia a este asunto y aseguró que "hay responsabilidades compartidas" y que las reuniones se van a mantener de manera coordinada con el área de Turismo. La alcaldesa insistió en que "el diálogo y la participación no puede molestar a nadie, porque es la seña de identidad de este equipo de gobierno" y descartó que vaya a pedir el cese de García en Turismo, tal y como propuso el PP. Para los populares, según Ambrosio, "la palabra dimisión parece que está en peligro de extinción" y consideró que "no hay motivos" ni para pedir el cese por parte del PP ni para que ella misma lo haga.

Por el momento, la regidora no ha avanzado cuándo se producirán los encuentros con la patronal e insistió en que el objetivo es "avanzar y tomar decisiones de cara al futuro" que mejoren el sector turístico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios