Las agresiones a personal sanitario se redujeron un 26% el año pasado

  • En total se produjeron 83 actos violentos, una cantidad que difiere de los 112 que se registraron en el ejercicio anterior · En Andalucía la cifra ascendió a 943 episodios

El año 2010 ha roto la tendencia al alza de las agresiones al personal sanitario que se venía experimentando en ambulatorios y hospitales de la provincia de Córdoba y que son una de las principales quejas de los sindicatos de este ámbito laboral, principalmente en los últimos años. En concreto, durante se produjeron el pasado ejercicio 83 episodios de este tipo, lo que supone un descenso del 26% en relación al año anterior, cuando tuvieron lugar 112 actos violentos en los centros sanitarios, lo que supuso un importante incremento respecto a los años precedentes, lo que encendió todas las alarmas. Del total de agresiones constatadas durante el año pasado, 27 fueron agresiones físicas (32,5%), y el resto insultos y amenazas verbales, según el balance facilitado ayer por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que incluye a todos sus profesionales, tanto sanitarios como no sanitarios.

La cifra del pasado ejercicio aún supera sin embargo la registrada en 2008, que fue de 67 agresiones, aunque el boom se produjo el pasado año cuando el número sufrió un incremento del 61,76%. Con estos resultados, Córdoba quedó en 2009 como la tercera provincia andaluza con más actos violentos en sus consultorios y hospitales, después de Sevilla, en la que se registraron 254 casos (53 agresiones físicas), y Málaga, con 120 agresiones.

No obstante, la cifra andaluza no ha corrido tanta suerte y los datos han continuado aumentando. Así, tal y como informó la consejera de Salud, María Jesús Montero, el volumen ascendió a un total de 943 actos violentos -193 más de los registrados en 2009-, de los que 736 eran de tipo verbal y 207 de tipo físico, si bien resaltó el civismo de la inmensa mayoría de usuarios que acuden al sistema sanitario "que ni mucho menos se comportan de forma agresiva".

Todos estos datos son recogidos por Salud a través del Plan de Prevención y Atención de Agresiones para profesionales del SAS, que se puesto en marcha en abril de 2005. El objetivo de esta iniciativa es dotar a los facultativos de las medidas de seguridad y la formación necesarias para minimizar las posibles agresiones que puedan sufrir en sus centros de trabajo. Para ello, los profesionales sanitarios participan en cursos de formación en manejo de situaciones conflictivas o adaptaciones de locales y análisis de las incidencias que allí se producen.

El Plan también establece un protocolo de actuación, en el que se recomienda a los profesionales sanitarios y no sanitarios qué hacer ante una agresión física o verbal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios