Las agencias reducen sus tarifas con respecto al año pasado por la crisis

  • Aparecen la modalidad de ofertas de última hora para viajar de forma inmediata a precios más asequibles

Renovarse o morir. Ésta es la máxima que están siguiendo las agencias de viajes para poder subsistir a la crisis económica. Las familias no tienen el mismo poder adquisitivo que hace un año, pero sí las mismas ganas de irse de vacaciones. Por ello, los promotores han buscado nuevas alternativas para ajustar sus ofertas a las nuevas necesidades del cliente. Según ha podido comprobar El Día, las tarifas son algo más bajas que el pasado verano y los circuitos o destinos que se ofrecen se ajustan más a las posibilidades económicas del mercado. Así, una semana en Punta Cana -que hace un año sólo se podía conseguir desembolsando una media de 750 u 800 euros-, ahora se puede encontrar por 590. Un ahorro para aquellos que tenían entre sus planes pasar su tiempo de descanso en el Caribe.

Cruzar el Atlántico es este año más barato y es que las agencias se han adaptado al bolsillo de los consumidores. Nueve días y siete noches en Jamaica, en un hotel de cinco estrellas tiene un precio de 645 euros, con todas las tasas incluidas. Eso sí, son ofertas de última hora y con plazas limitadas que hay que reservar en el acto, y para viajar casi de un día para otro. Aún así, esta posibilidad es ideal para todas aquellas personas que no hayan hecho los planes para las vacaciones por carecer de recursos y ahora se puede encontrar con un ahorro bastante importante.

En Europa pasa más de lo mismo. Los circuitos eternos por países como Francia o Italia ya son más cortos o incluyen menos excursiones y visitas. La media para estos viajes era de 1.500 o 2.000 euros y ahora, estar ocho días en Praga y Budapest cuesta 599 euros y a Estambul por 642, según un sondeo realizado entre distintas agencias de la capital. Las estancias medias se han acortado y pasan principalmente por visitar las ciudades más emblemáticas como París, Roma o Florencia. Otra de las tendencias que está surgiendo a raíz de la crisis económica es la de potenciar los destinos nacionales. La Costa de la Luz se ha convertido en una zona estrella para pasar las vacaciones de verano y una semana en una zona costera de Huelva o Cádiz puede costar alrededor de 200 euros. Las islas Canarias también se tornan como un buen destino para el tiempo de ocio. Algunas agencias ofrecen una semana en Lanzarote con avión incluido y en apartamentos de tres habitaciones por 310 euros. El mismo paquete pero en Fuerteventura se sitúa en 341 euros, toda una ganga en estos tiempos que corren. Los cruceros también son susceptibles de esta nueva modalidad de venta y navegar hasta las islas griegas y Turquía se puede conseguir desde 1.050 euros, una tarifa impensable hace un año.

En definitiva, la mala coyuntura económica y la competencia de internet ha obligado a las agencias a buscar nuevas estrategias que supongan una oferta atractiva para el cliente. Según los establecimientos consultados, la gente quiere irse de vacaciones, pero con un presupuesto ajustado, por lo que hay que equilibrar las posibilidades. Las ofertas encontradas se refieren al mes de julio, pero todo hace indicar que en agosto volverán a surgir estos viajes de tarifas más asequibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios