El aeropuerto permitirá realizar tres embarques simultáneos

  • El acceso a los aviones, de 200 plazas como máximo, se realizará a pie desde la terminal, ya que no se van a instalar 'finger' · La sala de recogida de equipajes estará dotada de dos cintas para maletas

Comentarios 22

El futuro aeropuerto de Córdoba empezará con poco para que sea el mercado el que determine su evolución futura. El proyecto de terminal encargado por AENA, así como la capacidad de la nueva pista prolongada hasta los 2.050 metros, permitirá que un máximo de tres aviones de pasajeros efectúen operaciones de embarque. Esta es, en principio, la capacidad de la terminal, que ha sido diseñada por el estudio de arquitectura Lamela, que firmó la T-4 de Barajas, entre otros proyectos aeropuertuarios, y la empresa de ingeniería Ineco, que ha elaborado también los planos de la ampliación del campo de vuelo.

Los responsables del proyecto aclaran que será la propia dinámica del mercado de la aviación, en fase de constante cambio, la que diga si se alcanza el objetivo propuesto. Los aviones más grandes que podrán operar en el futuro aeródromo tienen una capacidad de entre 200 y 250 pasajeros. AENA prevé que los aparatos que pueden usar estas instalaciones sean los Airbus 319, 320 y 321 así como el Boeing 738, que se considera como la aeronave crítica.

Los responsables del proyecto saben que la filosofía que inspira la inversión es ir de menos a más, esperando a ver cuál es la respuesta de las empresas de transporte. Y ese de menos a más supone empezar con pocos servicios de forma que el aeródromo se abra un hueco entre las líneas aéreas de bajo coste. En principio, no habrá pasarelas o finger -los túneles que dan acceso a los aviones desde las terminales de los aeropuertos-. La entrada a los aviones se haría caminando hasta la plataforma de embarque, a pie de avión, puesto que la escasa distancia entre el terminal y los aparatos haría innecesario, incluso, el uso de jardineras -los autobuses de piso bajo que se utilizan en los aeropuertos-. El diseño de Lamela prevé una planta superior sin construir por si en un futuro es necesario instalar tres pasarelas ante un aumento previsible del volumen de pasajeros. En total, el edificio tendrá más de 5.000 metros cuadrados techo y estará ubicado frente a la nueva zona de estacionamiento de aviones, que se realizará en el espacio contiguo a la actual y vetusta terminal.

El proyecto ha sido realizado desde la "flexibilidad, para que sea una terminal fácilmente modificable", pero que mantenga cierto grado de la familiaridad propia de los edificios pequeños. Todas las dependencias para el viajero han sido previstas en una única planta, de forma que los servicios estarán ubicados antes de pasar el control de seguridad. Una vez que el pasajero deje las maletas en los mostradores de embarque y pase los arcos de seguridad, sólo tendrá una sala de espera, de forma que los servicios de restauración, comercio y atención al viajero estarán ubicados en el vestíbulo principal, antes de desvestirse bajo el arco de metales.

La terminal ha sido dotada con los estándares de seguridad que han de pasar los aeropuertos -todas las instalaciones, antes de ser construidas, aprueban una exigente auditoría en esta materia- así como los equipamientos necesarios para que se reciban vuelos internacionales. Esta característica ha sido incorporada, en primer lugar, para responder a las expectativas de los vuelos chárter que pudieran aterrizar gracias al mercado turístico. Además, se ha tenido presente la decisión de la empresa TAER Ándalus de iniciar sus vuelos comerciales este verano si las condiciones tecnológicas del aeródromo lo permiten. De empresas como ésta dependerá las posibilidades de creación de infraestructuras anexas, como hangares o edificios de servicios. En principio, todas las viejas instalaciones del aeródromo quedarán en pie.

AENA dio ayer el pistoletazo de salida a la licitación oficial de la terminal, gracias a la publicación del contrato en el BOE. El edificio está presupuestado en 24,8 millones de euros y se prevé que pueda construirse en un plazo máximo de dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios