Urbanismo prepara un plan para prevenir nuevas parcelaciones en la Sierra

  • Quedará incluido dentro del plan especial que regulará la zona natural de la capital · Fijará un mecanismo de actuación para evitar que las parcelas puedan llegar a construirse una vez denunciada

Comentarios 2

El Plan Especial de la Sierra, en proceso de redacción por parte de un equipo técnico de la Gerencia de Urbanismo y la Universidad de Córdoba, pretende fijar un plan preventivo de actuación contra la edificación de parcelas en la zona natural de la ciudad. No se trata de ordenar cuántos policías y guardias civiles van a estar pendientes de que no se levanten las casas sino algo más sutil. El equipo redactor ha recibido el encargo de que realice una propuesta de cuáles son los pasos a seguir desde la maquinaria municipal para evitar que una vivienda en proceso de construcción que se detecta sea completada por parte de sus propietarios.

Una de las críticas más razonables que ha recibido el derribo del Cerro de San Cristóban ha sido que tardase siete años en llevarse a cabo desde que se adoptó la primera denuncia hasta que se consumó por la intervención municipal y judicial, que llevó a cabo dos revisiones distintas del caso (tanto por lo Penal como por lo Contencioso-Adninistrativo). Mientras tanto, la propiedad pudo acabar la casa sin mayores dilemas.

El Plan Especial de la Sierra dirá qué debe hacer el Ayuntamiento cuando se detecta una parcelación o una edificación nueva, afirma el teniente de alcalde de Urbanismo, Andrés Ocaña. Se trata de saber cómo debe articularse la respuesta municipal, con qué instrumentos y qué grado de presión debe hacer la maquinaria municipal y los servicios de seguridad sobre el propietario. La mayor virtud de esta medida es que blindará la gestión de este tipo de asuntos de las estrategias electorales o las coyunturas políticas. De salir adelante y ser aprobado por el Pleno, se contaría con un instrumento de aplicación de la legislación que diga cuándo se suspende una obra, en qué condiciones se precinta o en qué momento hay que iniciar el procedimiento de derribo para evitar la finalización de viviendas denunciadas o la parcelación de suelos detectados, como el proceso denunciado y paralizado hace varios meses en El Jardinito. Una de las claves de la nueva normativa consistiría en una respuesta mucho más temprana contra las construcciones.

Una segunda novedad que presentará el plan de la sierra es que pretende ampliar sus objetivos. Así, Urbanismo y la UCO van a reformular el convenio de encomienda de gestión. Los técnicos de la Universidad han recibido el encargo de la realización de un catálogo de elementos naturales y arquitectónicos de interés que se encuentren ubicados en las 30.000 hectáreas que constituyen la Sierra de Córdoba. Este catálogo servirá para fijar cuáles son los elementos protegidos especialmente por el Ayuntamiento de cara a la realización de actuaciones de diverso signo.

El Plan Especial de la Sierra afectará a las cerca de 24 parcelaciones distintas que se encuentran dentro de la zona natural de Córdoba, 14 de ellas no legalizables, que sólo pueden aspirar a dotarse de algunos servicios (siempre que cuenten con el visto bueno expreso de la Consejería de Medio Ambiente) o a un proceso más o menos brusco de extinción. En total, se calcula que existen cerca de 1.500 viviendas diseminadas por la zona, de las que muy pocas pertenecen a núcleos periféricos absolutamente legales como Las Jaras. El plan especial se encuentra ahora en una fase inicial puesto que aún no se ha puesto sobre la mesa un texto normativo claro. De momento, existe un documento de diagnosis y un avance que prevé propuesta alguna. Una vez que se resuelvan las alegaciones a este proceso, se conocerá cuáles son las intenciones del Consistorio sobre el tratamiento a las parcelas y cómo se va a regular la actividad empresarial en la zona, en proyectos de implantación turística o cuestiones singulares como el teleférico a Las Ermitas que hay sobre la mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios