Urbanismo se hará con las zonas comunes de Electromecánicas

  • Los enclaves verdes del barrio, al no ser de cesión obligatoria y gratuita al municipio, se conseguirán mediante la apertura de un expediente de expropiación

El consejo rector de la Gerencia de Urbanismo autorizó ayer el inicio del proceso por el que los viales del denominado barrio de los ingenieros de la Electromecánicas pasará a formar parte del patrimonio municipal. El presidente de este organismo autónomo, Andrés Ocaña, explicó que, por una parte, se pretende la formalización de la cesión obligatoria de las calles del barrio y, por otra, del inicio de la expropiación de las zonas verdes.

Todos estos terrenos fueron propiedad de la Sociedad Española de Construcciones Electromecánicas (Secem) hasta que ésta se los vendió a Nicolás Moya. Se da la circunstancia de que esta superficie está contemplada como de cesión obligatoria y gratuita al Ayuntamiento desde la Ley del Suelo de 1956. La puesta en marcha de este expediente por parte del Consistorio atiende tanto a la restitución de la legalidad como a dar respuesta a las demandas de los vecinos de la zona, quienes desde hace décadas vienen reclamando unas mejoras en este enclave degradado en donde ya no priman tanto los criterios estéticos como los de seguridad. El propietario de las calles nunca atendió las demandas ciudadanas.

En el expediente que ayer se conoció en la Gerencia se especifica que el viario que pasará a ser de titularidad municipal está compuesto por 14 calles y callejones sin salida situados entre los chalés. En total, comprende una superficie de 12.324 metros cuadrados.

Las zonas verdes, que se obtendrán mediante el proceso de expropiación, suman 23.984 metros cuadrados y se reparten en varias zonas del barrio de los ingenieros. La más grande de ellas ocupa 3.420 metros cuadrados y se corresponde con la plaza de la Iglesia. Lo único verde que se mantiene en este lugar son unos cuantos árboles, ya que el abandono en que se encuentra la ha convertido en un terrizo que se convierte en impracticable cada vez que llueve por la ausencia de mantenimiento al que la ha sometido su propietario. Las demás zonas verdes se reparten en otras zonas de la barriada.

Una vez iniciado el proceso por parte de la Gerencia de Urbanismo, el propietario de los viarios y de las zonas verdes dispone del plazo de un mes para la presentación de alegaciones, si lo estima oportuno.

Esta operación cuenta con el respaldo de la normativa vigente, así como diversa jurisprudencia sobre casos similares en los que se le ha dado la razón a la Administración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios