La Universidad Loyola se presenta en sociedad con la vista puesta en 2013

  • La institución académica de la Compañía de Jesús comenzará a hacer las pruebas de acceso de su alumnado en abril, aunque los interesados podrán solicitar su admisión a partir del 1 de febrero

Comentarios 1

La Universidad Loyola de Andalucía se presentó ayer de forma solemne ante la sociedad cordobesa en un acto que se celebró en el Gran Teatro y que reunió a más de 700 personas. La cita sirvió para dar a conocer un nuevo modelo universitario en la comunidad autónoma puesto que será la primera institución académica de régimen privado que operará en Andalucía y que ofertará una decena de grados a partir de septiembre del año que viene en sus dos campus: ETEA, en Córdoba, y Palmas Altas, en Sevilla.

El perfil de los alumnos que a partir del próximo curso quieran acceder a algunas de las titulaciones que ofertará la Universidad Loyola de Andalucía tiene que responder a una "triple inteligencia". El rector de la institución académica de la Compañía de Jesús, Gabriel Pérez Alcalá, informó ayer de que los estudiantes de Loyola tendrán que contar con "una inteligencia instrumental potente, una inteligencia suficiente y una inteligencia social importante". Señaló también que los futuros alumnos del centro tendrán que demostrar esta inteligencia en las pruebas de acceso, que se celebrarán en dos sesiones. La primera de ellas tendrá lugar el 13 de abril y la segunda el 11 de mayo; las pruebas se realizarán al mismo tiempo en los dos campus.

Una prueba de carácter psicotécnico, otra específica para el grado al que se quiere acceder y una tercera sobre habilidades sociales serán a las que se tendrán que enfrentar los alumnos. Pérez Alcalá indicó que los resultados de estos exámenes darán lugar a alumnos "que quieren aprender, con habilidades básicas, esfuerzo y sacrificio". Junto a las pruebas, los aspirantes a formar parte de esta universidad también deberán presentar las notas de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria, las de primero de Bachillerato y las correspondientes al primer trimestre de segundo de Bachillerato y, además, haber realizado la Selectividad. Según la información facilitada por el centro académico, el expediente académico contará un 65% en la resolución final, mientras que las pruebas de admisión, incluyendo la prueba específica de inglés, un 35%. La publicación de los resultados será el 27 de abril para las primeras y el 27 de mayo para las segundas. El alumnado admitido deberá formalizar su matrícula a través de la página web de la Universidad Loyola Andalucía -www.uloyola.es- y el plazo será del 24 de junio al 11 de julio de 2013. Aquellos que quieran estudiar en la Universidad Loyola podrán presentar su solicitud de admisión a partir del 1 de febrero.

Pérez Alcalá también informó de la puesta en marcha de un sistema de becas muy similar al que hasta la fecha se lleva a cabo en ETEA. "Ninguna persona que quiera estudiar en la Universidad Loyola se quedará fuera", apuntó, y añadió que para ello se concederán dos tipos de ayudas a los alumnos. Uno de ellos será a la excelencia, es decir, a aquellos que tengan las mejores calificaciones, mientras que el otro tipo de ayuda atenderá a la renta familiar.

En su intervención, Pérez Alcalá también hizo referencia a la denuncia de la falta de fondos que el lunes pasado hicieron los rectores de las universidad públicas. Consideró que "están en su derecho" y añadió que "llevan razón porque la inversión en I+D+i es fundamental".

A esta puesta de largo oficial de la Loyola Andalucía -que creará hasta 300 puestos de trabajo en el plazo de seis años- también acudió el presidente de su fundación, Ildefonso Camacho, quien explicó que el centro académico "es una iniciativa social de carácter privado impulsada por la Compañía de Jesús, que recoge la mejor tradición de su misión educativa sustentada en el humanismo, la competencia profesional, la justicia y la inspiración cristiana como principales valores". Camacho incidió en que Loyola "nace con vocación de ser una universidad privada de tamaño medio, con capacidad para acoger "entre 5.000 y 6.000 alumnos, cuando esté funcionando completamente". También justificó la puesta en marcha de esta universidad a pesar de la actual situación financiera y en un momento en el que desde el Gobierno central se ha llegado a decir que en España sobran universidades. Camacho aseguró en que "no hemos escogido el momento y, por eso, es un reto más que tenemos". A su juicio y, según los estudios elaborados por los promotores de la iniciativa, en Andalucía "hay demanda suficiente" para que poner en marcha la Universidad Loyola. Recordó también que este año ETEA cumple 50 años de existencia en Córdoba y señaló que la Universidad Loyola "no sería comprensible sin ella". "Lo que nace ahora no es una ETEA más grande, sino una transmutación", subrayó.

Quien tampoco faltó a la cita fue el rector de la Universidad de Deusto -el centro académico jesuita más antiguo de España-, Jaime Oraá-, quien destacó que la Universidad Loyola es fruto de la colaboración entre laicos y jesuitas, "para formar personas comprometidas con el desarrollo de la sociedad y crear pensamiento". También Oraá aludió a las críticas de los rectores de las universidades públicas e hizo hincapié en la necesidad de invertir en formación para poder salir de la crisis. Sin embargo, para el rector de la Universidad de Deusto el problema de las instituciones académicas no sólo es la actual falta de financiación de la que adolecen, sino que hay otros como "el uso más eficiente de los recursos o el cambio de gobernanza". Oraá consideró también que "no es falso", aunque tampoco "un planteamiento serio", la visión de que las universidades privadas se beneficien de la crisis de las públicas y atraigan a más alumnos y recordó que "en ningún otro país existe esta distinción". Así, abogó por una nueva clasificación de los centros académicos en función de su calidad y llevar a cabo "un cambio de paradigma". A su juicio, el sistema universitario español ha estado "muy encerrado", por lo que consideró necesario apostar por el reto de la internacionalización para hacer al sistema universitario de España "más compatible con los países más avanzados".

El acto contó, además, con la presencia de representantes institucionales, como el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, el alcalde, José Antonio Nieto, el presidente de la Audiencia, Eduardo Baena, y el obispo, Demetrio Fernández, o el presidente de Caja Rural, Manuel Enríquez, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios