Sushi y salmorejo para unir a dos culturas

  • El embajador nipón visita Córdoba para celebrar el programa de actividades incluido en el Año Dual España-Japón, que incluye una muestra gastronómica, de arte y conferencias

Comentarios 2

Entre shusi, salmorejo, el sonido del taiko (percusión japonesa) y la guitarra flamenca transcurrió la visita que el embajador nipón, Satoru Satoh, realizó ayer a Córdoba con motivo del Año Dual España-Japón, en la que resaltó a la ciudad como "tierra de ensueño para japoneses en el pasado, presente y futuro". Los patios del Palacio de Viana fueron escenario del encuentro entre manifestaciones de ambas culturas y, así, cada uno de ellos acogió una muestra de danza tradicional y taiko, una exhibición de kendo (arte marcial japonés), ejemplos de caligrafía japonesa y una exposición de la artista japonesa afincada en Córdoba Hisae Yanase. Además, también hubo una muestra del espectáculo Flamenco Experience y, para finalizar, la gastronomía cordobesa, la cerveza artesanal y los vinos de la Denominación de Origen Montilla-Moriles se mezclaron con el sushi.

En este hermanamiento cultural -motivado por el programa de actividades que se desarrollará hasta el 30 de marzo con motivo del Año Dual-, Satoh destacó a Córdoba como "verdadera capital de la historia y la cultura de España". Durante su intervención, recordó que ahora se cumplen 400 años de la visita de la primera misión oficial de Japón a España, lo que se conoce como embajada Keicho, y que, antes de encontrarse con Felipe III en Madrid, pasó por Córdoba, donde contempló "con admiración su belleza y esplendor".

Por su parte, el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, manifestó que el objetivo del programa de actividades del Año Dual España Japón es "seguir prolongando durante siglos esa relación que nos une y que está provocando un estrechamiento de nuestras costumbres". El alcalde recordó que hace unos 50 años la ciudad regaló unas semillas de naranjo del patio de la Mezquita-Catedral a los entonces príncipes herederos para que se sembraran en el templo que se levantó en memoria de las víctimas de Hiroshima y Nagasaki y ahora "les trasladamos también más semillas para que se siembren en memoria de las víctimas del tsunami" para que "tengan un recuerdo de Córdoba y de nuestra solidaridad con su dolor".

Nieto indicó que, además de estrechar lazos culturales, el objetivo de este programa de actividades es que se abran nuevas vías comerciales. Por eso "queremos conocer mejor la cultura nipona" y que "la gastronomía de Córdoba se enlace con una de las mejores del mundo como es la japonesa".

La delegada provincial de Turismo, Rocío Soriano, apuntó que la provincia se quiere sumar a esta iniciativa porque "existen multitud de conexiones y manifestaciones palpables entre la cultura cordobesa y la nipona" por ejemplo la tradición musical, sobre todo en lo que respecta a los taikos, que "encuentran su traducción en los tambores de nuestra Semana Santa". Además, apuntó que "a Córdoba le interesa estrechar lazos con Japón sobre todo en cuanto al sector turístico se refiere" porque tras los principales países emisores de turistas, como Francia, Alemania, Italia o Reino Unido, "Japón cobra más y más importancia a lo largo de los años"por el aumento de su flujo de visitantes. Para terminar, Soriano pidió a los sectores empresariales que se sumen a esta iniciativa que puede resultar muy beneficiosa para la provincia.

Por otro lado, el director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadillas, indicó que "para nosotros, que estamos abiertos al turismo, es un auténtico placer poder ser el tambor donde resuene esta relación entre España y Japón".

Para completar su visita a Córdoba, Satoh fue nombrado cofrade de honor de la Cofradía del Salmorejo, y también viajó hasta Almodóvar del Río para inaugurar la exposición Albúminas japonesas del siglo XIX.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios