Suscriben un préstamo para ampliar el capital social de Rabanales 21

  • El Ayuntamiento condonará recibos de IBI impagados, las entidades bancarias y Cinco deciden no acudir y serán la Universidad y la Junta quienes aporten dinero

La Junta General de Accionistas del parque tecnológico Rabanales 21 autorizó ayer la ampliación de capital que servirá para reforzar la posición financiera de la entidad aquejada del problema grave de la ausencia de salidas para el suelo urbanizado que ha obligado a realizar una fuente inversión. Cada uno de los socios de la empresa tendrá que decidir ahora si acude o no a esta ampliación que se efectuará bien mediante aportaciones no dinerarias, bien mediante la suscripción de un préstamo participado. Los socios optaron ayer por no realizar declaraciones sobre el resultado de la junta de una sociedad mixta -tiene un importante capital público-. Pese a ello, la empresa optó por no informar de los acuerdos adoptados hasta tanto los distintos órganos de sus accionistas aprueben oficialmente si acuden a la ampliación de capital o no.

La realidad es que son más los que han declinado la invitación -con lo que se diluye su participación original- que los que van a la ampliación de capital. Forman parte de los que no van a estar los dos grupos empresariales de las entidades financieras que forman parte del capital fundacional (Caixabank -antes Cajasol- y Cajasur). También ha decidido no estar en la operación el grupo Cinco, una empresa para crear suelo industrial en la que participan la Diputación de Córdoba y Cajasur. Quedan la corporación de la Universidad de Córdoba -el rector ha dado el visto bueno a la participación- y la Junta de Andalucía, por medio de una empresa instrumental dependiente de la Consejería de Innovación (que se llama Soprea), que son quienes están llamados a hacerse cargo. El dato es sorprendente: en torno al 50% del capital social actual -al parecer, la participación minotaria de Prasa pasó a manos de una entidad financiera- no acudirá a la ampliación de capital del parque tecnológico.

El caso del Ayuntamiento es distinto. Aunque quisiera, no podría porque no puede endeudarse de acuerdo con las normas previstas por el Gobierno para propiciar el saneamiento de las administraciones públicas. Su parte será por aportación no dineraria mediante la anulación de recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles que no se han pagado y están a nombre de Rabanales 21.

El germen de Rabanales 21 fue objeto de unas complejísimas negociaciones en las que la Universidad aportaba suelo pero no dinero. El principal accionista fue Cajasol con un 35% seguido de la corporación empresarial de la Universidad con un 24%. La Junta, que aportó financiación, se quedó con un 20% mientras que el 10% corresponde a Cajasur. El resto son aportaciones de la Diputación, el Ayuntamiento y Prasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios