Cuando la Subbética se divisa desde un balcón

  • La propuesta de un itinerario que se puede hacer en coche y que permite asomarse a verdaderos paraísos para la vista

Comentarios 1

A lo largo de las Sierras Subbéticas, la naturaleza diseñó y construyó una serie de miradores naturales que permiten contemplar, en toda su extensión, la belleza de todos los montes. Son puntos estratégicos que se yerguen sobre el paisaje y ponen de manifiesto la riqueza visual del entorno.

En la llamada Ruta de los Miradores se señalan aquellos puntos de fácil acceso en coche, no comprendiendo otros, de gran belleza, pero que por su acceso quedan tipificados como actividades senderistas o de montañismo, que también están señalizadas por los responsables del parque natural. Esta ruta contempla las visitas a Almedinilla, concretamente al Mirador del Tajo de las Llanás, desde donde se contempla una amplia perspectiva de la grieta que parte en dos el casco urbano de esta bella localidad de la Subbética. Varios kilómetros más al Oeste se halla Benamejí, con su popular grieta, una formación que no para de crecer en los últimos años y que incluso ha obligado a rellenarla con hormigón para evitar que afecte al casco urbano de la ciudad. En Lucena, la Sierra de Aras ofrece una amplia perspectiva de toda la comarca y del valle del Genil. En Cabra, su punto más elevado es también el templo de la Virgen de la Sierra. Desde su santuario se ve una perspectiva de toda la zona Sur e incluso se atisba Sierra Nevada (Granada).

En Carcabuey el mirador del Castillo y el del Calvario también se abren al visitante con unas vistas espectaculares. Lo mismo ocurre en Rute desde la aldea de Las Piedras con una vista de la vertiente norte de la Sierra de Rute y la Horconera. Por último, en Zuheros destaca el Mirador de la Cueva de los Murciélagos y varios en su carretera de acceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios