Solomillo ibérico al roquefort

Primero limpiamos el solomillo ibérico de la grasa exterior que veamos más dura, las demás grasas se las dejamos. Por otro lado picamos la cebolla no muy fina porque luego pasaremos la salsa por la túrmix. En una sartén a fuego medio, derretir la mantequilla y una vez listo añadimos la cebolla y pochamos despacio hasta que quede blanda y translucida. Es en este momento cuando añadimos el queso y removemos para que se funda. Una vez esté fundido subimos un poco la potencia del fuego e incorporamos el brandy, flambeamos y volvemos a bajar el fuego a potencia media.

Ya solo nos faltaría añadir la nata, salpimentar y dejar reducir para que la nata se cocine bien y la salsa nos quede espesa. Cuando la salsa quede con el espesor deseado trituramos bien con la túrmix, sin dejar ningún grumo de queso ni de cebolla y reservamos. Es ahora cuando añadimos en la plancha la cucharada de aceite de oliva virgen extra y encima nuestro solomillo ibérico. Cocinamos bien por todos lados dejándolo en su punto en el centro. Retiramos de la plancha y lo colocamos en el plato con la salsa rociada por encima

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios