El Simec critica el "recorte" del SAS para las sustituciones de los médicos

  • El sindicato alerta de los problemas que sufrirán los centros de salud cuando los facultativos se marchen de vacaciones, enfermen o cojan días de asuntos propios

No hay dinero. Ésta es la respuesta que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) le da al Sindicato Médico de Córdoba (Simec) cuando algún representante de este colectivo profesional exige la contratación de facultativos para afrontar las sustituciones. Así lo ha denunciando a El Día el delegado provincial del Simec, Manuel Molina, al evaluar la situación que viven en estos momentos. Los recortes económicos como consecuencia de la crisis se han convertido así en el principal enemigo del sector, que ha visto cómo el escenario apenas si ha cambiado algo después el verano, cuando determinados centros de salud se quedaron tan sólo con el 30% de sus empleados, tanto médicos como enfermeros. Lo peor, según el responsable del Simec, está todavía por venir.  

Las vacaciones serán, en cualquier caso, la época del año en la que los pacientes noten en mayor medida la escasez de facultativos. Sin embargo, a la falta de profesionales para sustituir a los que se marchan de permiso que critica el Simec se les suman otro largo listado de circunstancias en las que no intervendrá el SAS. Tampoco habrá suplentes para quienes sufran una baja por enfermedad de una duración baja-media -"aún está por ver si habrá personal para las de larga duración", según el Simec-. Los días de asuntos propios no serán igualmente un motivo para la sustitución en la sanidad pública.

La solución es, como apunta el Simec, muy similar a la que suele utilizar el SAS en los periodos vacacionales. Las bajas se cubrirán con el personal que se queda en el hospital o el ambulatorio de turno, una alternativa que se ha encontrado con el rechazo del sindicato médico cordobés, que apuesta por la contratación de facultativos. Molina puso como ejemplo el caso del ambulatorio de Priego de Córdoba durante el pasado verano: "De los 15 médicos que tiene este centro a lo largo del año se quedó en determinados momentos con sólo cinco y eso influye negativamente", declaró.

La política de recortes a la que hace referencia el Simec se produce además en un mal momento para Córdoba, una provincia donde el número de médicos por cada 1.000 habitantes está por debajo de la media nacional. Así, los datos facilitados por este colectivo, apuntan que mientras que la ratio cordobesa se sitúa en 2,2 la española es de 2,9. Ambas medias son, en cualquier caso, inferiores tanto a la de Europa, con 3,2, como a la recomendad por la Organización Mundial de Salud (OMS), de 3,3. "Hay mucho por hacer aquí para cumplir con las ratios necesarias", declaró el Simec.

A todo ello hay que sumarle que la población -y, por tanto, la necesidad de más médicos- irá incrementándose. Las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE) hablan de 800.000 habitantes en 2014 y algo más de 807.000 en 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios