Sánchez de Puerta critica que se edite un libro de Bretón sin entrevistarlo

  • La defensa ve una "barbaridad" el libro sobre la mente del presunto asesino sin haberlo tratado

El abogado defensor de José Bretón, José María Sánchez de Puerta, tachó ayer de "osadía y barbaridad" que se escriba y publique un libro psicológico sobre su cliente "sin haberlo tratado, estudiado y visto a fondo, sólo por lo que han dicho los medios de comunicación". Así reaccionó el letrado a la publicación de Los pasadizos secretos de la mente. José Bretón no es un psicópata, del catedrático en Psicología Pedro Hernández, que se presenta el próximo martes en Tenerife. El abogado consideró que "si fuera un psicólogo que lo ha estado tratando durante un mes, ha hecho un estudio psicológico y psiquiátrico perfecto de esta persona, entonces merece que se publique un libro". Pero -como agregó-, "sin haber visto a Bretón, atreverse a escribir un libro sobre su personalidad, sólo es una osadía y una desfachatez". El autor consideró que hay más datos de José Bretón "que de cualquier personaje público o histórico".

El catedrático consideró que "el gran problema" de Bretón es que es "un gran controlador de las emociones", al tiempo que apuntó que su mente "es una de las más interesantes por la complejidad", pues, "es una persona que es muy difícil de definir, muy contradictorio y muy polivalente". "Toda su forma de actuar siempre ha sido contradictoria", dijo. Y es que, "por una parte es una persona con una carga emocional muy fuerte, como un verdadero volcán a pesar de la frialdad, y al mismo tiempo es una persona que ha hecho sobreesfuerzos por controlarse y encerrar todas su emociones y lo ha hecho desde pequeño".

También lo definió como "polivalente", porque, a su juicio, "cuando actúa lo hace siempre con objetivos muy distintos, por eso no hay manera de pillarlo y engaña tanto". El experto consideró que en un principio Bretón "no piensa en matar a los niños, sino en hacerlos desaparecer", con "alternativas como que los raptaran en el parque o la llamada al centro de adopción", pero "no funcionaba". En cualquier caso, opinó que no es un psicópata, dado que "adopta los mismos planteamientos que puede adoptar un terrorista o una persona que está tan convencida de que lo que tiene que hacer es eso, y su frialdad es enorme en la ejecución e incluso después de haber ejecutado los hechos".

El libro "intenta recorrer los pasadizos secretos de la mente de Bretón descubriendo las creencias y teorías, sus moldes o sus heridas profundas que a modo de mal provocan acciones tan inexplicables", aunque subrayó su autor que "lo fundamental no es tanto la vida de Bretón, de la que sabemos casi todo", sino "cómo funciona y hasta dónde puede llegar la mente".

Para la documentación, el autor explicó que "no hay una investigación directa con José Bretón", sino que analizó el planteamiento y "los problemas" del presunto asesino que "cualquiera puede captar a distancia con psicología", a partir de los vídeos de su vida o declaraciones ante el juez instructor, sus propias cartas o los testimonios de familiares, vecinos, policías o presos sombras.

Y es que "tenemos más datos de Bretón que de cualquier personaje público o histórico que hayamos conocido", como apostilló el psicólogo, al tiempo que agregó que "la Policía todavía no ha clarificado las llamadas que realizó al centro de adopción de Estados Unidos", de modo que "hay cosas que son silenciosas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios