El claustro del San Álvaro denuncia el "preocupante" clima de convivencia

  • Los docentes alertan de que los insultos, agresiones físicas y amenazas en el centro se han convertido "en algo generalizado" y demandan grupos menos numerosos

Lo tienen muy claro. Los profesores del instituto de Educación Secundaria San Álvaro reconocen que el clima de convivencia en el centro es "preocupante". En el manifiesto presentado por los docentes, que llega tras la agresión que sufrió el pasado 19 de noviembre una de las conserjes por parte de un estudiante, aseguran que "se trata de un problema que, lejos de ser ocasional, se ha convertido en generalizado".

Su visión coincide con la del alumnado de los ciclos formativos del instituto, que se concentró el pasado viernes ante la sede de la Delegación de Educación. En esta protesta, los estudiantes aseguraron que el incidente no es un mero hecho aislado en el día a día del centro, tal y como defendió la Junta de Andalucía desde un principio, ya que la tensión en el mismo es continua, sobre todo entre ellos y los de Educación Secundaria. Por todo ello, el claustro considera que "es imprescindible analizar la adecuación de los centros a la nueva realidad educativa".

El escrito, con el que han querido mostrar su apoyo "incondicional" a la bedel, incide en que cualquier plan de convivencia que se lleve a cabo en las condiciones en las que se encuentra el instituto, ubicado en el barrio de El Cerro, "es una cortina de humo que quiere ocultar los problemas por no tener soluciones". El plan de convivencia, continúa el escrito, "presenta un déficit relevante que condiciona su efectividad" y, por ello, los profesores del San Álvaro reconocen que "es preciso subsanar" el programa. El manifiesto también pone de relieve que los problemas de convivencia escolar "hunden sus raíces en problemas de convivencia social, que se reflejan y visualizan en la escuela".

Además de dar cuenta de la situación del centro, los docentes también inciden en su escrito en algunas medidas que consideran necesarias poner en marcha para mejorar el clima de convivencia. Entre ellas se encuentran la de reducir el número de alumnos en los grupos dada su "variedad y heterogeneidad". También solicitan la contratación de "profesionales distintos a los docentes, como son mediadores escolares, responsables de salud o cuidadores" dada la "disparidad del interés de las familias por la educación de sus hijos y los problemas en el periodo de escolaridad", puesto que en ocasiones "se trata de familias multiproblemáticas".

El claustro insiste en la creación conjunta de un nuevo plan de convivencia para el centro "que marque los problemas, plantee soluciones y establezca los necesarios presupuestos". Si esto no es así, los docentes creen que "los problemas seguirán sucediéndose" en el instituto. Otra de las demandas del profesorado es llegar a "un compromiso social por la educación que devuelva a la enseñanza pública el prestigio que se le ha querido quitar en estos últimos años". Sostienen que este acuerdo daría lugar a normas que hicieran de la etapa de escolarización obligatoria "una etapa de convivencia entre niños y jóvenes de distintas procedencia, para contribuir al mejor desarrollo democrático de una sociedad que cada día es más diversa, múltiple y plural".

Por último, reclaman una revisión de la Ley del Menor, ya que "las reformas de 2006 han quedado superadas por la realidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios