Ruiz llega a la secretaría del PSOE centrado en el "municipalismo"

  • El presidente de la Diputación anima a abandonar las "corrientes" y los "ismos"

  • Hace bandera del feminismo y apuesta por la juventud y por incrementar los procesos de participación

Aplausos cerrados tras la designación de Antonio Ruiz, a la derecha, como secretario provincial. Aplausos cerrados tras la designación de Antonio Ruiz, a la derecha, como secretario provincial.

Aplausos cerrados tras la designación de Antonio Ruiz, a la derecha, como secretario provincial. / reportaje gráfico: juan ayala

Municipalismo, participación y una apuesta por el feminismo y la juventud. Estos serán los ejes del nuevo PSOE cordobés tras la proclamación ayer por la tarde del presidente de la Diputación y alcalde de Rute, Antonio Ruiz, como nuevo secretario provincial del partido en Córdoba, cargo en el que ya sustituye al presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán. Ruiz, que fue recibido entre aplausos, subrayó que asume este trabajo con "gran responsabilidad, emoción y un gran agradecimiento múltiple".

"El municipalismo en toda su variedad es el eje de mi propuesta", fue el primer mensaje que Ruiz trasladó a los suyos. Recordó que el PSOE gobierna en todas las localidades grandes a excepción de uno, Cabra, cuya Alcaldía ocupa el popular Fernando Priego: "Torres más altas han caído", le lanzó a uno de los regidores emblema del PP andaluz. Y, ya en clave interna, defendió que el proceso de primarias que ayer se cerró es "el método más democrático del sistema de partidos". "Siempre hay opiniones y distintas posiciones, y es lo lógico. Pero ya ha terminado ese proceso, que concluye con este congreso. Ahora empieza lo bueno y empieza el trabajo sin corrientes, sin ismos, sin bandos, sin nosotros y vosotros, de unidad y en el que sólo somos socialistas, siempre", animó a los delegados para romper el clima de tensión surgido en los últimos meses.

Ruiz hizo un repaso por algunos de los asuntos pendientes en la provincia y para los que expresó el compromiso de su partido, que se esforzará -subrayó- en "propiciar el desarrollo económico vertebrado de todo el territorio". Sobre Córdoba capital, apostó por "utilizar sus potencialidades" para convertirla en centro logístico, un antiguo proyecto que no termina de despegar. También tuvo momentos para "exigir infraestructuras que son importantísimas", como el eje de Cercanías entre Palma del Río y Villa del Río o la conversión de la N-432, entre Granada y Badajoz, en autovía, ambas infraestructuras dependientes del Gobierno central; omitió referirse, sin embargo, a otras carreteras cuya ejecución dependen de la Junta de Andalucía, como la autovía a Jaén o la del Olivar. Ruiz, por otra parte, tuvo palabras de respaldo para las dos comarcas del Norte de la provincia, Los Pedroches y el Alto Guadiato, muy afectadas por el desempleo y la despoblación.

Las primeras palabras del nuevo secretario provincial del PSOE cordobés fueron un desfile de nombres propios. Citó, por ejemplo, el "sueño" de Francisco Téllez, que "no quería morirse sin ver a un alcalde socialista en Córdoba capital". "Y ya lo hemos conseguido", dijo apuntando a Isabel Ambrosio, de quien dijo que con ella está "todo el partido", lo que levantó una gran ovación. Y de las ciudades a los pequeños municipios, pedanías y entidades locales autónomas, con parada en Doña Mencía, cuya alcaldesa, Juana Baena, que se enfrenta a una grave enfermedad, recibió otro cerrado aplauso. "No hay socialistas de agrupaciones grandes o pequeñas, todos son grandes socialistas", defendió.

La proclamación de Ruiz pone punto y final a un polémico proceso de primarias en el que se enfrentó a la candidata de los partidarios de Pedro Sánchez en Córdoba, Teba Roldán, aunque ésta finalmente no logró los avales para optar a la secretaría provincial. La delegada del Gobierno, Rafaela Crespín, también amagó con optar al cargo, aunque finalmente reculó con el compromiso de Ruiz de integrarla en su lista.

Precisamente, la manera de unir ambos bloques dejó ayer más de un momento de crispación en el complejo de La Manzana de Adán, en Lucena, donde se desarrolló el congreso provincial. Mientras que los partidarios de Crespín sostenían que existía el compromiso de confeccionar una ejecutiva en la que cada bloque aportar el 50% de cargos, el ala del nuevo secretario general mantenía que el compromiso era únicamente de integración, sin concretar porcentajes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios