Romper la brecha intergeneracional

  • La Caixa entrega en el Palacio de Congresos varios diplomas a los voluntarios que han participado en los cursos de informática organizados por esta entidad en diferentes centros de día de la provincial conferencia El filósofo y sociólogo, Enrique Arnanz, ofreció a los cientos de asistentes la chala titulada 'El diálogo intergeneracional: un reto de futuro'.

El avance tecnológico es uno de los principales instrumentos para romper la brecha intergeneracional que separa a las personas mayores de los adolescentes. Muchos jubilados no se han resignado a las revolucionarias nuevas tecnologías y se han subido al carro de la informática. Y es que las posibilidades de los ordenadores son infinitas.

Ayer, la Obra Social La Caixa ofreció en Córdoba una conferencia sobre las relaciones entre ambas generaciones. Además, durante el acto se entregaron los diplomas a los cibermayores que han participado en la última edición del programa Informática y comunidad al alcance que la entidad financiera ha puesto en marcha en los centros cívicos de Córdoba. El filósofo, sociólogo y experto en temas de voluntariado Enrique Arnanz, ofreció la charla El diálogo intergeneracional: un reto de futuro, donde se preguntó, entre otras cuestiones, "si hay un exceso de información y publicidad, pero poca comunicación" o "si podemos disponer de herramientas y habilidades para garantizar un diálogo intergeneracional provechoso para todos".

Uno de los homenajeados fue Rafael Millán, responsable del programa de informática del centro cívico Córdoba 1. "Cada vez hay más demanda y hemos tenido que desdoblar los turnos", resaltaba Millán. "Antes se quedaban muchos ordenadores libres, pero ahora los 10 equipos que tenemos no dan abasto", añadía.

A su juicio, es una de las mejores herramientas para fomentar la comunicación entre los abuelos y los nietos, "pues de esta manera pueden hablar un mismo lenguaje", decía, al tiempo que añadía que durante los periodos vacacionales Córdoba 1 organiza un aula intergeneracional en la que participan jubilados y niños.

Otro de los voluntarios que recibió un diploma fue Antonio Herrera, presidente de la asociación de Cañero. Entre los talleres que se realizan en este colectivo destacan el de gimnasia, taichí, costura, baile y, por supuesto, informática, "una afición que cada vez cuenta con más adeptos", reconocía este jubilado. Aurora Feria, del centro de día de Montilla, también acudió ayer al Palacio de Congresos para recoger la distinción. "La verdad es que la informática ayuda mucho a las personas mayores y permite una mayor comunicación con los más jóvenes", resaltaba. Este programa organizado por La Caixa y la Junta de Andalucía ha permitido formar a más de 25.000 andaluces en los cerca de 2.000 talleres y cursos de informática que se han celebrado en las 33 ciberaulas de la red de centros de día adscritos al convenio de colaboración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios