La Ribera estará en obras a partir de septiembre durante 20 meses

  • Obras Públicas licita el contrato de reurbanización de la avenida por un importe básico de 7,7 millones de euros, que comenzarán por la introducción del colector

Comentarios 4

La Consejería de Obras Públicas dio ayer el banderazo de salida de una de las actuaciones del viario público que generará más distorsiones en la movilidad de la ciudad de Córdoba. El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía anunció ayer la licitación del proyecto de reurbanización del Paseo de la Ribera, una actuación que sale al mercado de la obra civil por un coste inicial de 7,7 millones de euros, que tendrá que ser matizado por las ofertas que presenten cada una de las empresas que compitan por quedarse con el proyecto de obras.

La salida a contratación de la actuación supone que se aclaren las fechas de la intervención. Pasado el verano, en el mes de septiembre, los cordobeses pueden empezar a hacerse a la idea de que La Ribera va a estar cortada por mucho tiempo, alrededor de 20 meses según los cálculos de la Junta de Andalucía, lo que obligará a efectuar una severa reforma del tráfico de toda esta zona, que aún no ha sido definida por el Ayuntamiento. Según el delegado de Obras Públicas, Francisco García, "calculamos que tardaremos en torno a dos o tres meses en desarrollar la adjudicación, de forma que podríamos iniciar los trabajos en torno al mes de septiembre".

El gobierno municipal aún tiene que matizar en los próximos meses algunas cuestiones de trascendencia. En primer lugar, si el corte será general y definitivo, de forma que sólo pueda pasar el transporte público y los vehículos de emergencias por la parte central de La Ribera para los restos. En segundo lugar, cuál es la ruta alternativa que se pretende imponer toda vez que la última vez que la zona estuvo cortada al tráfico -las larguísimas obras del Urban-Ribera- el tráfico de Córdoba fue un verdadero caos. En aquella ocasión, el Consistorio intentó sacar el tráfico que atravesaba la ciudad en paralelo al Guadalquivir por la zona de la avenida de Cádiz y el llamado arco viario sur. Las obras de mediados de los 90 afectaron al tramo ubicado entre el actual Balcón del Guadalquivir y el cruce de la calle Caño Quebrado, antes de que tuviera lugar la construcción del puente de Miraflores.

Las obras a desarrollar continuarán la reforma en el punto que las dejó el Ayuntamiento. Así, se iniciarán en el cruce de Caño Quebrado hasta el de Santa Teresa Jornet, con el añadido de que se va a actuar en toda la zona que va desde la Puerta del Puente hasta la fachada sur de la Mezquita-Catedral, creando una plaza abierta entre el triunfo de San Rafael y el nuevo centro de recepción de visitantes, que se encuentra en proceso de construcción.

Las actuaciones se iniciarán con la instalación del nuevo colector mediante el uso de una tuneladora de última generación. El resto del proyecto, redactado por el arquitecto Juan Cuenca, consiste en la creación de un paseo mediante una reducción de la cota de la avenida para adaptar la avenida a las actuaciones de restauración del Puente Romano y para rescatar la altura original de la Puerta del Puente. Se trata del séptimo y último proyecto que desarrolla la Junta en el entorno monumental, con un presupuesto general que ronda los 30 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios