Reina del mantón y estrella de El Corral de la Morería

  • Blanca del Rey Es una de las figuras de la danza y del flamenco de finales del siglo XX y principios del XXI y una estudiosa del arte que ha paseado su sabiduría por todo el mundo

Reina del mantón y estrella de El Corral de la Morería Reina del mantón y estrella de El Corral de la Morería

Reina del mantón y estrella de El Corral de la Morería

Blanca Ávila Molina nació en Córdoba el 7 de abril de 1948 en la calle la Plata. Por eso usó un tiempo el nombre artístico de La Platera. Su precoz vocación por la danza la llevó a los cuatro años a actuar en AJ24 Radio Córdoba, cantando y bailando La Tani y el tanguillo recitado Mi comandante. Con sólo seis años ganó varios concursos de baile flamenco, a los ocho años en el Gran Teatro de Córdoba y con nueve el del Sindicato Provincial de Bailes Regionales. Tras la muerte de su padre comenzó a bailar por necesidad económica y debutó como profesional en el tablao cordobés El Zoco, a los 12 años, gracias a un privilegio especial por el que se le concede a esa edad el carnet de Artista de Variedades. Sólo podía bailar hasta las 12 de la noche, como Cenicienta. Incluso la echaron del colegio por bailar en el tablao.

En noviembre de 1962, con 14 años, dio el salto a Madrid y 15 días en Las Cuevas de Nemesio la revelan y le proporcionan un importante contrato en El Corral de la Morería, prestigioso tablao, fundado en 1956 por Manuel del Rey. Con él se casó después -antes de cumplir los 20- y compartió su vida personal y artística hasta su muerte, acaecida en enero de 2006, y del que tomó su definitivo nombre artístico: Blanca del Rey.

Aquella boda supuso su retirada durante una década del mundo del baile. Consagrada al nacimiento y crianza de sus dos hijos, aprovechó para cursar estudios de Historia del Arte en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Estudió la evolución del flamenco, lo que le permitió interiorizar la danza y sufrir una transformación que revoluciona su idea del baile. Tras este periodo comenzó realizando actuaciones esporádicas en El Corral de la Morería y al poco tiempo se produjo su vuelta definitiva en una gira por Japón. Presentó coreografías en toda su pureza con su personalísima forma de interpretar las alegrías de Córdoba, la caña o su particular guajira. En 1980, tras su actuación en el programa de Televisión Española La Danza, decidió su retorno definitivo a los escenarios, como primera figura de El Corral. Durante dos temporadas (1983-85) participó en un programa de Radio Exterior de España como investigadora del flamenco.

En 1983 fundó el Ballet Flamenco Blanca del Rey, que ha paseó su arte por todo el globo. Rodó documentales sobre su vida y grabó sus coreografías en numerosos programas de televisión de todo el mundo. En 1984 presentó Poemas y Danzas de Andalucía, por el que fue calificada por la crítica como la mejor bailaora del momento. En 1986 fue nombrada Representante de la danza española en la CEE, a petición de Jacques Delors.

En 1990 protagonizó Los Tarantos como artista invitada del Ballet Nacional de España. En 1992 estrenó Pasión Flamenca en el Gran Teatro de Córdoba.

En 1996, bajo el patronato de la Unesco, y para la Fundación Yehudi Menuhim, compuso Del sitar a la guitarra, que ilustra el itinerario recorrido hasta España de la música hindú. Se estrenó en el Cirque Royal de Bruselas, fue televisado en la mayor parte de Europa, pero no en España. También Renacer (1997), Flamenco a Bocajarro (2000), compuesta en colaboración con el gran coreógrafo CIRO.

Pero lo que ha creado escuela en la historia del flamenco es su singular coreografía, con su Soleá del Mantón, personal baile indiscutiblemente ligado a su nombre y por el que ya ha pasado a la gloria, que deslumbró a Maurice Béjart, con el que participó en el espectáculo Carteblanche, que la llevó en su gira mundial como artista invitada.

Entre los numerosos premios que ha recibido a lo largo de su vida destacan, además del Premio Nacional de flamenco, el Premio Calle de Alcalá, en 2001 la Fiambrera de Plata que concede el Ateneo de Córdoba, Santo Tomás de Aquino de la Universidad de Córdoba (2006). Y en 2015 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

He sido la única bailaora que ha actuado en la Sorbona de París, en Sicilia en un templo romano a la luz de la luna, en un teatro griego con el Ballet Nacional, en Roma en el Circo Romano. Ha desarrollado espectáculos y actuado con artistas de la talla de Maya Plisetskaya, Pete Schauffuss, Silvia Guillén o Trinidad Sevillano.

Su carrera ha estado ligada al Corral de la Morería, un faro del arte con 60 años de historia, donde concibió su Soleá del Mantón. Donde Dalí tenía una mesa especial y se conocieron el Sha de Persia y Farah. Estas paredes han visto a personalidades de todo el mundo.

En 2011, en la LI edición del Festival del Cante de las Minas de La Unión (Murcia), cerró una excepcional carrera artística de medio siglo. Su última actuación de despedida fue en 2012 en la Sala Roja de los Teatros del Canal, en el marco del VII Festival Flamenco de la Comunidad de Madrid. Fue reconocida en 2017 como embajadora del flamenco jerezano.

Su capacidad de transformar la música en movimiento fue autodidacta, por impulso vital. La bailaora cordobesa, fue considerada la reina del mantón y estrella del tablao madrileño El Corral de la Morería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios