Córdoba

El Reina Sofía robotiza sus laboratorios para mejorar el tiempo de respuesta

  • Por la unidad, ubicada en el Hospital General, pasan 65.000 analíticas al día

Varias profesionales trabajan con las muestras. Varias profesionales trabajan con las muestras.

Varias profesionales trabajan con las muestras. / fotos: Jordi Vidal

El Hospital Universitario Reina Sofía ha finalizado el proceso de integración de sus laboratorios, que cuentan ahora con tecnología de última generación para dar respuesta cada día a más de 65.000 determinaciones analíticas procedentes de casi 3.000 pacientes de Atención Primaria y hospitalaria. La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, visitó ayer estos espacios en los que se ha incorporado una cadena robotizada que da servicio a los cinco laboratorios integrados -Análisis Clínicos (que incluye el de Farmacia), Microbiología, Hematología e Inmunología- y a otras unidades del complejo como Medicina Nuclear.

Álvarez resaltó que la integración "ha sido en el espacio físico -la planta baja del Hospital General- y también se ha conseguido una integración de tecnología a pesar de que cada laboratorio sigue manteniendo su autonomía". Así, añadió que "ha sido un proceso complejo en el que se lleva trabajando varios años" ya que se inició en 2006. La consejera manifestó que se han simplificando todas las fases del proceso preanalítico, analítico y postanalítico, acortando los tiempos de respuesta, mejorando la seguridad y asegurando la trazabilidad de las muestras. Además, expuso que el espacio "prácticamente se ha duplicado (de 2.478 a 4.030 metros cuadrados)" y la inversión ha sido de cuatro millones de euros.

La cadena robotizada "permite mayor consolidación e integración de pruebas y eso ha sido gracias al consenso y el trabajo de los profesionales que trabajan en diferentes disciplinas". En este sistema se realizan pruebas de urgencias y de rutina, entre las que destacan no sólo los estudios de bioquímica e inmunoquímica habituales y especiales (como hemoglobina glicosilada, hormonas, marcadores tumorales y cardiacos, proteínas especiales, entre otros), sino también estudios de hematimetría, de coagulación y serología de los principales agentes infecciosos, así como la monitorización de niveles de fármacos inmunosupresores, realizado por profesionales de la unidad de Farmacia. A diario esta cadena gestiona una media de 6.000 tubos, de los que 2.500 proceden de Atención Primaria, 550 de Urgencias y el resto de plantas y consultas hospitalarias.

La cadena tiene forma de ele con tres ramales (Bioquímica, Hematología y otro para Urgencias) e incluye dos frigoríficos de almacenaje con una seroteca para la conservación post analítica de las muestras. La cadena permite realizar de forma automatizada el 75% de la actividad que se realiza en Bioquímica, además de pruebas de otras especialidades. Álvarez resaltó que la importancia de esta unidad reside en que el 70% de las decisiones médicas se basan en los resultados de las pruebas analíticas.

Respecto a las ventajas, Álvarez indicó que se "mejora la seguridad del paciente porque la automatización impide la manipulación, evita la posibilidad de fallos y mejora la trazabilidad de las pruebas". Por otra parte, con este sistema se puede extraer menos sangre a los pacientes y los profesionales tienen los resultados en una misma base de datos.

Por su parte, el responsable de la Unidad de Análisis Clínicos, Fernando Rodríguez Cantarejo, apuntó que se hacen 50.000 determinaciones diarias e insistió en que con este sistema se reduce drásticamente la posibilidad de errores y aumenta la eficacia del proceso. "Esto es una labor de un conjunto de personas, el éxito es del equipo de profesionales", más allá del trabajo que realizan las máquinas, apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios