Refuerzo de idioma a la carta

  • Más de 800 alumnos de Educación Primaria reciben este curso clases de apoyo para aprender otras lenguas en 65 centros escolares

Una profesora del programa de lengua extranjera en el centro San Juan de la Cruz. Una profesora del programa de lengua extranjera en el centro San Juan de la Cruz.

Una profesora del programa de lengua extranjera en el centro San Juan de la Cruz. / juan ayala

Saber idiomas se ha convertido en algo casi imprescindible en los últimos años. Tanto, que este año son 112 los centros educativos que son bilingües en Córdoba. Sin embargo, aún hay espacios que no lo son y muchos de ellos se han adherido este curso al Programa de Acompañamiento Escolar en Lengua Extranjera. Una opción de la que este curso se benefician más de 800 alumnos de Primaria que reciben estas clases extraescolares en 65 centros. Uno de ellos es el Joaquín Tena Artigas, ubicado en la barriada periférica de Alcolea. Su director es Antonio José López, quien explica que este programa tiene como objetivo "reforzar el aprendizaje de la primera lengua extranjera". Para ello, detalla, se incide "en la comprensión auditiva y en la expresión e interacción oral desde edades tempranas en aquellos colegios que no imparten enseñanza bilingüe para mejorar la competencia del alumnado en la utilización activa de una lengua extranjera". "El equipo directivo lo estudiamos y vimos que podía ser interesantes y positivo que nuestro alumnado pudiera disfrutar de este recurso", reconoce el docente. Así, el equipo directivo propuso al claustro y al consejo escolar adherirse al programa "máxime cuando vimos que se podían beneficiar el alumnado que, por niveles socioeconómicos familiares, presentan más dificultades para acceder a este tipo de actividades en horario extraescolar". "Somos conscientes del esfuerzo económico que hace la Consejería de Educación", destaca el director.

El citado programa de idiomas se dirige a alumnos de primero, segundo y tercero de Educación Primaria y es el profesor especialista de inglés y el tutor quien se encarga de seleccionar a los escolares para que asistan a estas clases. López recuerda que desde el centro se propuso a las familias "y las mismas se han comprometido en la asistencia regular del alumnado a este actividad". Según una instrucción de la Consejería de Educación, "se entiende que, en general, el alumnado destinatario no puede recibir el acompañamiento y apoyo suficientes en el seno familiar, pero que sus familias se comprometen explícitamente a la participación de aquél en el programa". En concreto, el programa incluye dos sesiones semanales de dos horas de duración. Las clases, añade la misma instrucción, "son amenas, con canciones, vídeos, juegos o teatros para motivar al alumnado y que los niños aprendan y refuercen contenidos de manera lúdica y significativa".

López también alude a los beneficios que ofrece este programa -desarrollado en colaboración entre la Consejería de Educación y el Ministerio del mismo área- y, entre ellos, señala el hecho de que "nuestro alumnado con menos recursos pueda acceder a estas sesiones para mejorar sus competencias y destrezas en inglés de manera gratuita para ellos". Para este maestro, el proyecto "aprende de manera lúdica y constructiva con un grupo muy reducido de compañeros -no más de diez por grupo-, por lo que pueden participar todos aprovechando al máximo el tiempo". Gracias a este sistema, continua, los alumnos también "se habitúan a comprender mensajes orales y a comunicarse más fluidamente en la lengua inglesa". "Al ser algo lúdico lleva implícita una alta motivación hacia el idioma", sostiene el director del colegio Joaquín Tena Artigas.

El colegio San Juan de la Cruz, en el Sector Sur, también se ha adherido a este programa. Su director, Miguel Ostos, lo tiene claro al asegurar que "en la educación no hay varitas mágicas que solucionen los problemas. Tenemos claro que necesitamos todos los recursos disponibles para lograr nuestros objetivos y el programa es un recurso muy útil para cubrir las necesidades de un centro de nuestras características". Ostos destaca que la iniciativa "es, sin duda, un elemento compensador e inclusivo" e insiste en que "necesitamos de todo el esfuerzo de la sociedad y que nuestro sistema aporte todo lo necesario, por pequeño que pueda parecer, para que podamos eliminar, en lo posible, las diferencias". "Tenemos claro que es una oportunidad para que nuestro alumnado mejore en sus rendimientos escolares", considera.

Según los datos aportados por la Delegación de Educación, el alumnado es atendido por profesores externos al centro para resolver dudas y complementar el trabajo que se realiza en las aulas ayudando, así, "a los escolares a desarrollar su competencia comunicativa en otro idioma". Además para facilitar el seguimiento del trabajo, se forman grupos pequeños de entre cinco y diez alumnos. Según la misma información, para este curso las clases se han planificado hasta el 21 de diciembre con 44 horas en horario extraescolar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios