Reforman el plan del casco para construir un hotel en la casa de los Guzmanes

  • La innovación pretende que se pueda actuar en la estructura para la dotación del negocio

El consejo de la Gerencia de Urbanismo abordará el próximo martes un retoque en el plan del casco para permitir la construcción de un hotel "de la máxima categoría", según el informe técnico, en la casa de los Guzmanes o del marqués de Santa Marta, ubicada en la calle Realejo. Se trata de un valioso edificio, catalogado como bien protegido, del siglo XVIII con persistencias del XV que se encuentra actualmente vacío.

La reforma del plan del casco está orientada a puntualizar algunos aspectos de la protección del edificio que permitan incorporarle las instalaciones y las modificaciones que se precisan para su uso hotelero. Así, no es posible, con la actual protección que rige sobre el edificio, abrir huecos para los tres ascensores que se prevén en el proyecto o nuevas escaleras. Algunos aspectos no son sólo por comodidad. Sin ellos, es imposible que el hotel cumpla la normativa en materia de seguridad. Los promotores, no obstante, han dejado constancia expresa de que su intención es mantener la situación original del inmueble, que precisa de una intervención rápida.

La responsabilidad sobre este proyecto es de la empresa catalana Alma Gestión de Hoteles y el presupuesto de la intervención asciende a 13 millones de euros. Se trata de uno de los establecimientos de gama alta que se encuentran en proceso de apertura en la capital. La empresa pretende poner en marcha un hotel de 36 habitaciones dobles y 11 suites junior en un formato similar al de Hospes Hoteles en la Casa del Bailío. La capacidad final será de unos 70 clientes.

El interés de la empresa por abrir un hotel de gama alta en el Realejo ha abierto nuevas expectativas en una zona que no ha logrado cuajar un gancho comercial ni de interés turístico. El tráfico contínuo de la zona va a modificarse sustancialmente cuando se ejecute la segunda fase de la reforma del eje de San Pablo, que aboga por limitar la entrada de vehículos a los residentes.

En ese contexto, el también conocido como palacio del general Varela ha estado años esperando destino. La empresa hotelera ha manifestado su interés en recuperar el huerto y el jardín de la casa solariega. En origen, fue la Casa Real de los Guzmanes. Parece que el nombre de la calle, Realejo, viene de que allí se instalaron las familias reales tras la reconquista.

13

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios