La Policía reforzará el control sobre los pubs y la venta de alcohol en Navidad

  • El Ayuntamiento advierte que cerrará de inmediato los establecimientos que vendan bebidas a menores o que distribuyan petardos · Los agentes realizarán test de alcoholemia y estupefacientes

Comentarios 1

El control sobre las zonas de ocio y la venta de alcohol a menores se convertirá en los próximas días en uno de los principales objetivos de las fuerzas de seguridad. Para ello, las plantillas del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local se encontrarán prácticamente en su totalidad de servicio a partir de hoy y hasta el próximo 6 de enero. El Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno cerraron ayer las medidas incluidas en el plan especial de seguridad diseñado para la Navidad, un dispositivo que estará marcado por "la colaboración, la cooperación y la coordinación" entre los cuerpos de seguridad, insistió ayer la alcaldesa, Rosa Aguilar.

Los efectivos se volcarán especialmente en la vigilancia de las zonas de movida para que el ocio se desarrolle "sin riesgos para la ciudadanía". Las patrullas, en concreto, estarán presentes en las discotecas del polígono industrial de Chinales, en lugares donde se acumulan bares de copas como el Vial Norte, El Brillante o Ciudad Jardín, y en el centro, hacia donde el ocio nocturno está empezando a retornar.

Al tiempo que crece la vigilancia, aumentarán los controles de alcoholemia. "Córdoba es una ciudad para pasear y disponemos de un buen transporte público", subrayó la alcaldesa, quien invitó a los ciudadanos a dejar el coche aparcado y a "no arriesgar la vida". Para evitar los abusos de alcohol al volante, de hecho, la Policía Local emprenderá a partir de hoy una campaña intensiva de test de alcoholemia que llegará "a todos los rincones de la ciudad" y que estará activa todo el día. El Consistorio, de esta manera, pretende evitar los riesgos derivados de posibles abusos durante las celebraciones navideñas. "No lo hacemos con el fin de multar y con carácter recaudatorio, sino con objetivo disuasorio", insistió la alcaldesa. Los agentes también realizarán controles para descubrir el consumo de estupefacientes.

El plan policial, por otra parte, intentará poner coto a la venta de petardos, una práctica habitual durante estas fiestas. Aguilar fue radical al advertir que la venta de material pirotécnico supondrá el cierre "inmediato" del establecimiento. También se actuará con este rigor a la hora de sancionar la distribución de bebidas alcohólicas entre menores de edad. "Que nadie pueda argüir que no lo hemos avisado si luego surge algún problema", dijo la regidora. Hace unas semanas, la Policía Local requisó un total de 45.252 petardos a un joven de 23 años después de la llamada de denuncia de un vecino de la calle Evaristo Pino.

Evitar los hurtos que puedan producirse en el interior de los comercios y en las zonas de ajetreo y las sustracciones motivadas por el descuido de los viandantes es otro de los objetivos del dispositivo. El anticipo del período de rebajas esta temporada implicará un inicio de año "muy comercial", indicó el subdelegado del Gobierno, Jesús María Ruiz. La avenida Ronda de los Tejares, la calle Cruz Conde, Claudio Marcelo, Reyes Católicos, la plaza de las Tendillas, Colón, Puerta Osario y, sobre todo, el Bulevar del Gran Capitán serán las zonas que centrarán buena parte de la atención de los agentes. Fuera del Centro, la presencia será mayor en barrios con gran actividad comercial como Ciudad Jardín. La vigilancia aquí se centrará Costa Sol, la glorieta Cisneros, las calles Damasco y Antonio Maura o la avenida República Argentina. La Viñuela y Santa Rosa serán los otros dos grandes focos de acción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios