La Policía interviene en el intento de venta de un bebé por 2.000 euros

  • Una pareja quería realizar la compra a través del compañero de la madre del niño, que denunció los hechos en la Comisaría

La Policía Nacional ha detenido en Córdoba a la pareja compuesta por R.R.G., español de 42 años, y A.P.T., de nacionalidad portuguesa y 40 años de edad, por ser sospechosa de intentar comprar un bebé recién nacido, por el que ya habrían pagado mil euros a sus progenitores.

Según informó ayer la Policía, la operación comenzó a finales del pasado mes de septiembre, cuando la madre del niño, una joven extranjera de 18 años, que en aquel momento se encontraba en avanzado estado de gestación y ejercía la prostitución, denunció ante los agentes de la comisaría que era sometida a malos tratos por parte de su pareja sentimental.

La joven indicó que su pareja, también extranjero, le agredía y coaccionaba para que continuara ejerciendo la prostitución, al tiempo que informó de que para obtener dinero su pareja había comprometido la venta del bebé que esperaba con un matrimonio de Córdoba a cambio de una cantidad de dinero, que rondaba los 2.000 euros.

Al parecer, el matrimonio ya había abonado 1.000 euros como adelanto, la mitad del montante de la operación. El resto del dinero, según el propio testimonio de la denunciante, lo entregarían al recibir el bebé una vez que éste hubiera nacido.

Además, la víctima había sido aleccionada, según la versión difundida ayer por la Policía Nacional, respecto al nombre de pila que debía ponerle al niño y del nombre que ella misma debía facilitar como suyo en el momento en que ingresara en el centro hospitalario para dar a luz, lo que facilitaría la futura filiación del menor de cara a contar con la documentación en los registros oficiales. Se da la circunstancia de que el nombre que debía dar como suyo se correspondía con el de una hermana de A.P.T.

La joven fue acogida por una institución que se ocupó de darle cobijo y procurar que el parto transcurriera con normalidad, tal y como finalmente ocurrió. Dada la relevancia del hecho, tanto los trabajadores de dicha institución como el personal del propio centro hospitalario en el que finalmente nació el niño tenían encomendado de forma específica que salvaguardasen el bienestar de ambos ante la utilización de medios coercitivos de terceras personas.

Tras las averiguaciones de la Brigada Provincial de Extranjería, se ha podido identificar a la pareja que pretendía comprar el bebé y que ha sido detenida por un presunto delito contra las relaciones familiares y puesta a disposición judicial. La Policía Nacional señala que la operación no ha sido cerrada por el momento, ya que trabaja para poner a disposición judicial a la pareja sentimental de la víctima, que se halla en paradero desconocido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios