La Policía interviene 900 piezas de oro de imitación fabricadas en Córdoba

  • La mercancía se vendía en un establecimiento al por mayor en un polígono de Málaga capital

La actividad de los joyeros cordobeses vuelve a ponerse en entredicho. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía adscritos a la Comisaría de Málaga han intervenido un total de 912 piezas falsificadas de oro, plata y bisutería de una marca de joyería catalana y han detenido a dos empresarios como presuntos autores de un delito contra lar propiedad industrial. Los dos arrestados hacían las veces de distribuidores y vendedores de la mercancía.

La Comisaría de la ciudad malagueña concretó ayer que las investigaciones comenzaron después de recibir una denuncia formalizada por parte de una empresa de joyería. La firma puso en conocimiento de los agentes que, al parecer, existían indicios más que fundados en relación a la usurpación y vulneración de los derechos de una marca patentada.

Los investigadores, a continuación, corroboraron que desde un establecimiento de venta al por mayor -ubicado en el polígono industrial de Guadalhorce, en Málaga- se distribuían los productos. Allí se intervinieron numerosas piezas de oro, plata y bisutería con la forma característica de una popular marca de joyería conocida en todo el mundo.

Además de detener a dos personas -Enzhong F., de 33 años, y Diego R. M., de 53 años-, los investigadores se incautaron de 86 colgantes, 409 pares de pendientes y tres juegos de pendientes y colgantes.

Cuando el Cuerpo Nacional de Policía empezó a atar los hilos, las pesquisas saltaron de provincia y llegaron directamente a Córdoba capital, pues todas las pistas apuntaban a que la procedencia y el origen de las joyas se encontraban en un taller cordobés. Los agentes intervinieron en la empresa de Córdoba capital el resto de las joyas falsificadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios