La Policía detecta un coche a 115 por hora junto a Renfe

  • Los agentes realizaban un control en la Vía Augusta, limitada a 50 kilómetros

Ni las insistentes campañas de la Dirección General de Tráfico (DGT) ni la reforma del Código Penal para endurecer los delitos cometidos al volante han logrado evitar episodios como el que se vivió el miércoles por la tarde en la Vía Augusta, junto a Renfe, cuando un conductor fue cazado a una velocidad de 115 kilómetros por hora. Según informó ayer la Jefatura, la infracción fue detectada a las 18:20, cuando las patrullas realizaban un control rutinario de velocidad en esta calle, que transcurre paralela a la avenida de América al otro lado de las vías del ferrocarril.

El conductor, cuya identidad responde a las iniciales M. A. B. y que tiene 22 años, aceleró su turismo hasta alcanzar los 115 kilómetros por hora en un tramo en el que el límite máximo es de 50 kilómetros, informó el Ayuntamiento. La entidad de la supuesta negligencia del conductor se comprende aún mejor al tener en cuenta que a 20 metros del punto donde se halla situado el radar existe un paso para peatones que está debidamente señalado.

La Policía informó de que los agentes instruyeron diligencias contra el joven por un presunto delito contra la seguridad del tráfico, por el que se tendrá que sentar en el banquillo de los acusados en un juicio rápido. La reforma del Código Penal tipifica como delito conducir a una velocidad superior a lo permitido en 60 kilómetros por hora en vía urbana, o sea, a más de 110 kilómetros, como en el caso de la Vía Augusta. Superar en más del 50% el límite de velocidad supone, además, la pérdida de seis puntos del carné.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios