La Policía inicia su campaña navideña con 23 denuncias a conductores ebrios

  • Los agentes llevan a cabo 484 test de alcoholemia durante el primer fin de semana de las fiestas, de los que el 4,75% resultan positivos · Cada día se realizan tres controles

Mano dura y sin tregua. El Ayuntamiento ya ha iniciado su particular cruzada contra los malos hábitos al volante para evitar incidencias en la red viaria de la ciudad durante la Navidad. Y los esfuerzos ya han empezado a dar sus frutos: 23 conductores han sido denunciados por ponerse a los mandos de un vehículo con unas copas de más, una transgresión que, rebasados ciertos límites, tiene la consideración de delito y conlleva una sentencia judicial. Según la información facilitada ayer por el Área municipal de Seguridad y Movilidad, los agentes sometieron a un total de 484 personas al test de alcoholemia a lo largo del fin de semana.

De ellos, el 4,75% -un total de 23- dio positivo. La cifra supone que en sólo un fin de semana la Policía Local ha detectado la mitad de todos los casos positivos registrados durante la campaña de Navidad del año pasado. En aquella ocasión, entre el 10 de diciembre y el 6 de enero, los agentes realizaron 1.550 controles de alcoholemia, de los que 41 dieron positivo. Esto supone sólo el 2,6%, prácticamente la mitad de este año. Por otra parte, de las 23 denuncias presentadas este año, 18 se saldarán con una multa por vía administrativa, mientras que cinco -el 21,7%- terminarán en el Juzgado de Guardia por considerarse delitos.

El Consistorio continuará la lucha intensiva contra los delitos de tráfico hasta el próximo 6 de enero. En concreto, los agentes municipales montarán tres puestos al día para realizar tests de alcoholemia y los controles de velocidad se llevarán a cabo durante dos horas. Este endurecimiento de las actuaciones del cuerpo de seguridad municipal tiene como principal objetivo un nuevo descenso en el número de accidentes respecto al año anterior. En la última campaña, la acción preventiva redujo en un 45% los siniestros que tuvieron lugar en la carretera.

A diferencia del plan seguido en la Navidad pasada, los controles de alcoholemia se efectúan también por la mañana y, para despistar, los agentes cambian todos los días de sitio. Otro capítulo en el que el Ayuntamiento ha puesto un interés especial este año ha sido en el estacionamiento en doble fila y en otros espacios en los que está prohibido aparcar, aunque Seguridad y Movilidad no pudo ayer avanzar datos sobre este problema. La avenida Ronda de los Tejares y la plaza de Colón, en la zona Centro; Gran Vía Parque, en Ciudad Jardín, y la avenida de Barcelona, en la Viñuela, centran la vigilancia especial por parte de las patrullas de la Policía Local.

Para cumplir el ambicioso paquete de medidas que se incluyen en el plan 2008-2009, la plantilla del cuerpo de seguridad municipal -compuesta por 407 uniformados- estará trabajando en su totalidad en tres turnos diferentes. Por su parte, el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) y Protección Civil, aportará medio centenar de voluntarios para garantizar la seguridad en los días de más trasiego de personas, como Nochevieja y el Día de Reyes.

El control sobre las zonas de ocio y la venta de alcohol a menores también se convertirá en los próximas días en otro de los principales objetivos de las fuerzas de seguridad. Por ello, la plantilla del Cuerpo Nacional de Policía trabajará mano a mano con los agentes municipales, según aseguraron el Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno la semana pasada al término de la junta local de seguridad celebrada para concretar el plan especial para las fiestas. El dispositivo intentará poner coto a la venta de petardos, un divertimento habitual durante estas fechas. El Ayuntamiento fue radical al advertir que la venta de material pirotécnico supondrá el cierre inmediato de cualquier establecimiento. También se actuará con este rigor a la hora de sancionar la distribución de bebidas alcohólicas entre menores.

La Dirección General de Tráfico (DGT), por otra parte, terminó el domingo la campaña intensiva de controles de alcoholemia, que preveía 200.000 test en todo el país tanto en horario nocturno como por las tardes para intentar disuadir de la ingesta de bebidas en las típicas comidas y cenas que se celebran en estas fechas. La campaña llevaba como eslogan No dejes que quien ha bebido conduzca. El alcohol origina entre el 30 y el 50% de los siniestros mortales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios