Pistas para descubrir la naturaleza

  • La empresa Zumaya organiza una gincana educativa para celebrar el Día Mundial del Medio Ambientel educación La iniciativa, en la que colaboró el Ayuntamiento, sirvió para aprender y conocer los detalles ambientales que siguen el recorrido urbano del río Guadalquivir.

"El tramo del río comprendido entre el Puente Romano y el de San Rafael se denomina Sotos de la Albolafia. En la antigüedad se podían realizar varias actividades gracias a los recursos que el río ofrecía. ¿Podéis citar al menos cuatro actividades o recursos que se realizaban en este tramo?". Ésta fue la primera pregunta a la que se tuvieron que enfrentar los 180 alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) que participaron en la gincana ambiental Mirando al Río, que ayer organizó la empresa Zumaya con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente. Gracias a esta iniciativa, los estudiantes tuvieron la oportunidad de descubrir el entorno ambiental que rodea Córdoba desde los Sotos de la Albolafia hasta las instalaciones del Jardín Botánico.

"Se trata de conocer y seguir el recorrido urbano del río Guadalquivir y recoger distintos aspectos ambientales, como la calidad del aire, los residuos que hay o el patrimonio cultural de la ciudad", detalló una de las monitoras encargadas de la gincana, Gloria Pareja.

Divididos en grupos de cinco miembros, los alumnos de primero y segundo de ESO de los institutos Galileo Galilei, Ángel de Saavedra, Maimónides, San Álvaro, Santa Catalina de Siena, Santa Rosa de Lima y Ferroviario tuvieron que superar media docena de tramos para conseguir llegar a la meta final.

La gincana incluyó, además, una prueba continua. Es decir, mientras que los alumnos encontraban la respuesta más adecuada y seguían su itinerario, tenían además que anotar el número de aparcamientos para bicicletas que había por los lugares por los que pasaban -el jurado concedió un error de dos para que la prueba puntuase- y también apuntar el número de fuentes públicas, tanto de agua potable como no. Con todo ello el objetivo fue claro: "Sensibilizar a los chavales de que el medio ambiente es de todos y de la ciudad también y que no reparan en él", detalló Pareja.

Así, los alumnos se pasaron toda la mañana recorriendo los seis tramos: desde la avenida Fray Albino hasta la Torre de la Calahorra, desde ésta al Puente de Miraflores y, a continuación, a la Plaza del Potro hasta llegar al bulevar del Gran Capitán. Los dos últimos tramos fueron desde la esquina de la avenida Ronda de Tejares, Cruz Roja y el Jardín Botánico. Cuáles son los componentes del tipo de roca que forma el suelo de La Corredera, qué planta es utilizada en la talla usada por los romanos para decorar los capiteles del periodo jónico o de qué color son las flores de la bugambilla que sale por la reja del Jardín Botánico fueron sólo algunas de las preguntas a las que tuvieron que responder.

Sorprendido por la iniciativa, el profesor del instituto Ángel de Saavedra Rafael Vela consideró que la gincana "sirve para aprender" y que gracias a ella "los alumnos conocen rincones de Córdoba de los que no sabían". Otro de los beneficios que este docente encontró en la actividad es que sus alumnos "disfrutan al estar en grupo".

"Algunas preguntas son difíciles, sobre todo las de historia", reconoció Tania Alves, alumna del Ángel de Saavedra. Su compañera de grupo, Laura Acero, compartió su opinión, aunque consideró que la gincana les sirvió para "conocer el medio ambiente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios