Personal de Salud Mental exige medidas a la Gerencia para evitar agresiones

  • Profesionales del Hospital Los Morales piden un vigilante de seguridad las 24 horas Satse demanda que haya más profesionales por turno

La situación de los profesionales de la Unidad de Salud Mental del Reina Sofía -ubicada en el Hospital Provincial- ha empeorado en los últimos meses debido a la indefensión que viven en sus puestos de trabajo, algo que también afecta de forma directa a los propios pacientes. El último suceso importante ocurrió el pasado 13 de febrero, cuando un paciente agredió de madrugada a varios trabajadores de la Unidad de Psiquiatría.

El Sindicato Profesional de Enfermería (Satse) informó de que ayer profesionales de Salud Mental del Hospital Provincial presentaron ante la Gerencia un escrito de queja y peticiones y en el que declinaron responsabilidades "ante las agresiones producidas recientemente y las que se puedan producir tanto entre pacientes como a los profesionales". Según señaló el sindicato, el escrito lo suscribe "la inmensa mayoría" del personal, que denuncia la situación que vive en sus puestos de trabajo. En concreto, acusan que el "déficit de personal, junto con otros factores de tipo estructural como son la ausencia de agentes de seguridad en la unidad las 24 horas y la dificultad para la localización de los celadores, hacen que la intervención de la directora gerente se haga necesaria".

Además, a esto hay que añadir la presentación de un documento colectivo firmado por el personal de Salud Mental de Los Morales "donde manifiestan la vital importancia de disponer de vigilante de seguridad las 24 horas en este centro, cosa que ahora no ocurre", indicó Satse.

Ante lo ocurrido, el Sindicato Profesional de Enfermería exigió aumentar la dotación habitual en una enfermera y un auxiliar por turno, así como mantener siempre la presencia física del personal de seguridad," ya que no existe cobertura de los mismos las 24 horas como la hubo en otro tiempo".

A su juicio, esto daría "amparo a situaciones como la ocurrida" en la madrugada del 13 al 14 de febrero, cuando un paciente ingresado en la Unidad de Salud Mental forzó la puerta de la zona de estar del personal, donde se atrincheró y atacó a varios profesionales que se encontraban allí. Fruto de las lesiones sufridas, una celadora y una enfermera tuvieron que recibir asistencia médica en Urgencias. Los profesionales agredidos pidieron auxilio, acudiendo un vigilante, que necesitó la ayuda de otros para reducir al paciente.

A estas deficiencias hay que añadir, según Satse, que no haya disponible un número de celadores suficientes, "ya que desde hace semanas no se dispone de un lugar físico en el turno de noche donde poder localizarles ante cualquier imprevisto".

Por último, el sindicato aseveró que la falta de respuesta por parte de la Dirección Gerencia y la Dirección de Enfermería a estas peticiones "supondría una dejación de sus funciones, ya que esta unidad es susceptible de la aparición de dichos conflictos". Además, exigió "que prioricen la calidad asistencial y la seguridad, dejando a un lado la cuenta de resultados económicos a costa de pacientes y profesionales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios