Pena de cuatro años a unos furtivos por agredir a los guardas de un coto

  • Los acusados se vengaron porque los vigilantes habían prohibido cazar a su hermano

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha condenado a cuatro años de prisión a dos individuos que golpearon a los guardas de un coto de caza después de que prohibieran a su hermano cazar con galgos por no ser socio. Los vigilantes también han sido condenados por el tribunal como autores de una falta de lesiones, ya que agredieron al cazador, "dándole puñetazos y patadas en las piernas y en distintas partes del cuerpo", detalla la sentencia.

Los hechos se produjeron el 12 de octubre de 2003 en una finca de La Carlota. La paliza a los guardas se produjo en la puerta de una cafetería, a la que acudieron los hermanos del cazador cuando éste les contó que había sido agredido. La sentencia considera probado que la trifulca terminó cuando uno de los vigilantes cogió un rifle que guardaba en el vehículo, lo montó y lo dirigió a los presentes para que pararan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios