Pena de cuatro años por atropellar a un guardia civil con un coche robado

  • El procesado fue localizado en la carretera N-331, se dio a la fuga y dejó el vehículo en Antequera

Atropelló a un guardia civil motorizado con un vehículo robado y se dio a la fuga. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial ha condenado a una pena de cuatro años y un día a un joven natural de Huesca -M. Á. R.- por un delito de atentado a agente de la autoridad cometido el 25 de abril del año 2004. La sentencia considera probado que, sobre las 20.00, el procesado fue localizado en el kilómetro 30 de la N-331 a los mandos de un vehículo Opel Kadet que constaba en los archivos como sustraído.

Cuando la pareja del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil consiguió ponerse a su altura y empezó a hacerle señales al conductor para que se detuviera, M. Á. R. "dio un volantazo" hacia su izquierda y arrolló la motocicleta que conducía uno de los uniformados. El agente perdió el control y colisionó con un vehículo próximo, momento en que el sospechoso aprovechó para darse a la fuga. Como consecuencia de la agresión, el agente sufrió lesiones que tardaron en curar 346 días, de los cuales 201 estuvo impedido para desempeñar sus ocupaciones habituales. Según la sentencia, al guardia le han quedado secuelas valoradas en cinco puntos. También sufrió lesiones, aunque de carácter leve, la conductora del vehículo siniestrado.

La confusión del accidente animó a M. Á. R. a huir del lugar de los hechos en dirección a la provincia de Málaga. A la altura de la localidad de Antequera, el vehículo fue localizado, aunque el conductor ya había desaparecido de aquel lugar. Sin embargo, las huellas dactilares que el individuo dejó en el interior del vehículo lo vincularon directamente con los hechos. El Ministerio Fiscal y la defensa de M. Á. R. acordaron la condena al inicio del juicio en la Sección Tercera de la Audiencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios