Patrimonio de los jóvenes

  • Cientos de estudiantes recorren el Casco Histórico y los principales monumentos de la ciudad dirigidos por alumnos del instituto Blas Infante

Cientos de jóvenes disfrutaron de los monumentos cordobeses durante la jornada de ayer con motivo de la celebración del 21 aniversario de la declaración del Casco Histórico de Córdoba como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Unos 80 estudiantes de Bachillerato del Blas Infante hicieron de guías para otros 240 de los colegios participantes (Los Califas, Santa Catalina de Siena, Blas Infante y Martín Aldehuela de Málaga).

Los alumnos se dividieron en ocho grupos y tomaron el Casco Histórico desde ocho puntos distintos. La experiencia fue tan buena que los guías "quieren repetir", indicó tras la actividad Francisco de Borja Luque, profesor del instituto Blas Infante y premio Hernán Ruiz 2015. Hace tiempo que alumnos de ese centro cordobés ejercen de guías en un programa que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento. En esta ocasión también han participado Arqueología Somos Todos, la Escuela de Arte Dramático y el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco, entre otros.

Víctor, uno de los guías de esta actividad, aseguró que le gusta "explicar a la gente lo que es el Casco Antiguo" y hay que hacer "una aportación para que continúe la tradición". Su compañera Alba apuntó que "no todo el mundo conoce Córdoba y creo que ésta es una forma bonita y divertida de explicarlo". Aunque pensaba que conocía bien la ciudad, esta joven aseguró que ayer pasó por calles nuevas para ella: "Eso gusta, porque Córdoba es bonita, parece que la tenemos muy vista, estamos acostumbrados y no la apreciamos lo que deberíamos". Sin embargo, cuando pasas y ves cosas nuevas te asombras de lo que tiene esta ciudad". "Tenemos que aprovechar el patrimonio que tenemos y disfrutarlo", apuntó Víctor.

Estos alumnos han asistido en su instituto a un pequeño curso de preparación "porque a pesar de que es nuestra ciudad, hay cosas que nosotros hemos aprendido ahora, y lo bonito es que se lo hemos podido enseñar a gente más pequeña que tampoco lo conocía" y fueron "muy obedientes", aseguraron Irene y Ana.

Incluso de Málaga llegaron estudiantes para participar en esta actividad. En concreto, alumnos del instituto Martín Aldehuela aprovecharon el 21 aniversario de la declaración del Casco Histórico como Patrimonio de la Humanidad y vivieron su visita desde un punto de vista diferente. "Ha sido interesante, normalmente no se hacen así las excursiones, sino que es un día explicándonos cosas", manifestó una estudiante.

Tras estas rutas, el Alcázar de los Reyes Cristianos acogió la entrega de la tercera edición del Premio Hernán Ruiz, que en esta ocasión reconoció la trayectoria de Francisco de Borja Luque, profesor que lleva diez años fomentando el "cariño" al patrimonio de la ciudad, señaló el primer teniente de alcalde y delegado de Turismo, Pedro García. "Ojalá todos los años tuviéramos ocasión de dar este premio a un docente", manifestó.

Luque agradeció "de corazón" el premio porque Hernán Ruiz es como un "triángulo" que une tres de sus referencias: Bujalance, de donde es su mujer, Córdoba, donde llegó para cursar sus estudios de Filosofía y Letras, y Cabra, donde nació en 1960. En su discurso reconoció que "no esperaba" obtener este reconocimiento porque el trabajo que realiza es "coral, pero me ha tocado a mí y me alegro mucho". En esa línea resaltó la labor de los docentes que "desde Infantil trasladan al alumnado la necesidad de proteger el patrimonio".

En su intervención, recordó la labor realizada por Francisco Tejada y Rafael Jaén, que ocuparon la Delegación de Turismo en anteriores mandatos, y alabó también la de Pedro García, "que por suerte también está haciendo un buen trabajo". Sin dejar atrás al Cabildo, al que dio las gracias -en especial a Pedro Soldado- porque "nunca hemos tenido problemas para visitar la Mezquita".

Luque denunció "las ideologías que justifican la destrucción del patrimonio", en referencia a los sucesos protagonizados por el Estado Islámico, como en Palmira, y defendió la convivencia entre culturas. Por eso, sus alumnos han hecho intercambios y acudido a foros con judíos y musulmanes. En ese sentido, resaltó que "patrimonio es lo heredado de nuestros antepasados, desde lo natural hasta lo oral", y aseveró que "es inconcebible que se hable de utopía" en referencia a la conservación de los bienes materiales e inmateriales. "Espero que esa utopía se convierta en realidad", concluyó".

El profesor recibió el apoyo de sus alumnos, que le dieron varias ovaciones en la entrega del premio. Dos de sus estudiantes recordaron experiencias que han vivido en los foros donde han conocido a jóvenes de otras culturas y destacaron que ésta es "una forma de aprender más divertida porque un lugar no lo conocemos sólo con los libros, sino con los pies".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios