Parece magia, pero es química

  • El Vial Norte acoge la iniciativa Paseo por la Ciencia, donde los alumnos muestran sus conocimientosl presencia En el programa participaron una amplia representación de los centros educativos de la provincia.

Comentarios 2

¿Se ha preguntado alguna vez cuál el mecanismo de la vitrocerámica de su cocina? ¿O por qué una peonza es capaz de girar sin caerse, pero no puede mantenerse en pie si está parada? La ciencia está detrás de la mayoría de las tareas cotidianas que se realizan sin pensar, pero que esconden una serie de reacciones y fórmulas que son la base de la física y la química. Por ejemplo, el calor que desprenden las vitrocerámicas se produce por una reacción entre un imán y el cobre, cuyo rozamiento produce el calor, como ayer explicaba Alfredo Muñoz, un alumno de primero de Bachillerato del Instituto Gran Capitán en el Paseo de la Ciencia, instalado en el Vial Norte. Durante el fin de semana, una representación de colegios e institutos de la provincia se dan cita en este enclave de la ciudad para acercar la ciencia a todos los cordobeses y mostrar los entresijos de este mundo que parece complicado, pero que se puede aprender a base de ejemplos.

Los alumnos de la Facultad de Física de la Universidad de Córdoba también se encargaron de mostrar a los más pequeños los entresijos de la ciencia elaborando un cohete llenando una botella de aire. Otro grupo de alumnos consiguieron que de la misma botella de vino "mágico" se consiguieran tres clase de vino diferentes: fino, rosado y rioja. La explicación es la reacción que se produce entre el sulfocianuro potásico y el cloruro de hierro.

Con esta iniciativa, se pretende concienciar sobre la necesidad de adquirir conocimientos científicos en los centros educativos para formar a los alumnos. Durante el día de ayer, niños, padres y profesores disfrutaron de un acercamiento a la química que pareció convertirse en menos complicada y más cercana a la vida común y diaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios